Historia y Geografía Regional

Cuando la ruta 12 pasaba por el pueblo

Publicado el 07/02/2011
por Leonor Kuhn

Vista aérea de la entrada a Puerto Rico por la ruta nacional 12, que llegaba hasta la esquina de Fank & Scherf y seguía por la actual Lassberg. Década de 1950.

(Foto álbum familiar Érika Rockenbach)

 

Maniobra en el puerto

Publicado el 05/02/2011
por Leonor Kuhn

Puerto Rico debe su nombre a la riqueza en «aguas profundas» . Por mucho tiempo el puerto fue el único acceso de pasajeros, mercadería correspondencia…

Aserradero

Publicado el 03/02/2011
por Leonor Kuhn

Este aserradora fue el primero que instaló la Compañía Alto Paraná S.A. En 1922 fue adquirido por José Hentz. La fuerza motríz provenía de una enorme rueda hidráulica instalada sobre el arroyito represado que nace detrás del Hotel Suizo.

La chacra que se observa al fondo es hoy el Barrio Culmey.

(Foto archivo familiar de Alfredo Rambo)

Pionera de las escuelas públicas del Alto Paraná

Publicado el 02/02/2011
por Leonor Kuhn

 

Escuela Nacional nº 114, fundada en mayo de 1922. A ella concurrían los hijos de los pioneros para aprender el idioma y  asimilar el concepto de «patria». Funcionó muchos años como «escuela rancho» en un galpón de madera alquilado por don Enrique Riedmaier donde hoy se encuentra «Joyería Carlitos» y otros comercios. Ahora cuenta con edificio propio y se llama Fragata «Santísima Trinidad»

(Foto archivo familiar Alfredo Rambo)

Primer templo de Puerto Rico

Publicado el 01/02/2011
por Leonor Kuhn

Este templo fue construido por los pioneros en las cercanías del puerto, inaugurado en 1923 y dedicado a San Alberto Magno en 1924 por el P. Federico Vormann.

En 1942 se inició la construcción del nuevo templo, mucho más al sur, acorde a la nueva urbanización. Esta iglesia pasó a ser la capilla San Miguel.

Foto tomada presumiblemente en 1924.

(Foto archivo familiar de Alfredo Rambo)

Génesis de una plaza

Publicado el 21/01/2011
por Leonor Kuhn

Por Omar Cabral

A  un ritmo sostenido avanza la transformación de un predio, antes parte de un potrero, donde pronto la población de Puerto Rico podrá hacer uso de un nuevo espacio público: la  PLAZA DE LA COOPERACIÓN.

Este proyecto surge a partir del interés de las entidades cooperativas del municipio de poder contar con un espacio físico que represente y simbolice el valor fundamental que el movimiento cooperativo tiene para el desarrollo socio económico de nuestro pueblo y de las localidades vecinas. Tiene por objeto además, testimoniar un reconocimiento a la labor desarrollada por  innumerables hombres y mujeres, a lo largo de los años que conforman la rica historia del asociativismo local.

El proyecto se emplaza sobre la calle Estrada (frente a Vialidad Provincial)  corresponde a un espacio verde de un loteo efectuado en ese lugar. El dueño del loteo es el Sr. Erhard que al hacer el fraccionamiento, destinó ese terreno y otro más anexo al mismo, como espacio verde y al aprobarse la mensura, ambos lotes pasaron a formar parte del espacio público.

La iniciativa contó rápidamente con el apoyo de la Municipalidad de Puerto Rico, la cual a través del Concejo Deliberante, determinó el uso del  lugar específico.

El proyecto fue por el Arq.Miguel Echezárraga y la financiación de la obra está a cargo, en forma conjunta, de la Cooperativa de Luz y Fuerza Ldor. Gral. San Martín, la Cooperativa Aguas Puras Puerto Rico, Ltda., la Cooperativa Agrícola e Industrial San Alberto y la Cooperativa de Cooperativas MISCOOPGAS, que si bien está conformada por nueve cooperativas de distintos puntos de Misiones, tiene su sede en Puerto Rico y participa de las acciones del movimiento cooperativo local.

Por otra parte, la Municipalidad de Puerto Rico se ha encargado de tareas fundamentales e importantes como el movimiento de suelos y la construcción de la infraestructura vial correspondiente.

Los trabajos ( a cargo de una constructora local) dieron inicio en el  mes de mayo del presente año y avanzan a buen ritmo, por lo que se estima que en el segundo semestre del año estará disponible para que la comunidad disfrute de este paseo.

La originalidad de esta plaza consiste en que está ubicada al borde de un arroyo y se pretende   revalorizar y resguardar  lo máximo posible de las especies vegetales existentes; y se construirá una pista de salud como circuito aeróbico. También está prevista la construcción de un anfiteatro con capacidad para unas 700 personas y contará con sectores de juegos infantiles, veredas y sendas para el tránsito peatonal.

Se busca también efectuar un aporte a la generación de áreas de esparcimiento para la comunidad y la suma a la infraestructura urbana de Puerto Rico, de un espacio que conjugue estructuras constructivas con lo natural, con el empeño de una  fuerte acción de conservación .

El proyecto fue presentado ante las autoridades de la Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR), como una nueva muestra de la acción mancomunada de las entidades del interior del país en beneficio de sus comunidades y como reafirmación del compromiso que el movimiento tiene para seguir generando acciones y obras que lleguen en forma directa a todos los miembros de sus sociedades.

 

 

Suizos y alemanes en San Alberto

Publicado el 20/01/2011
por Leonor Kuhn

 

El hito  geográfico que marca el comienzo de la historia de nuestra ciudad es San Alberto.

Allí desembarcaron las primeras familias desde fines de 1919, se alojaron en un galpón que había quedado de un proyecto fallido de la CIBA (Compañía Introductora de Buenos Aires). El lugar perdió protagonismo  unos meses después cuando Culmey traslada la Administración de la Compañía  Alto Paraná, unos km aguas abajo, hoy Puerto Rico.

El mapa de San Alberto nos refleja una extensa superficie que se extiende desde el río Paraná al norte, en una sucesión de secciones que arman un diseño casi rectangular muy alargado, que avanza bordeando Puerto Rico, Línea León, Mbopicuá, Capioví y Línea Cuchilla al oeste y sur; al este limita con Garuhapé.

El fraccionamiento de los lotes de San Alberto es muy particular: en las adyacencias del río Paraná se encuentra “San Alberto Pueblo” que originalmente fue planificado para ciudad con cuadrículas perfectas del modelo “damero”, hoy conocemos esa parte como “San Alberto Puerto”. Seguido a la anterior, se desarrollan dos secciones de quintas y finalmente tres secciones de lotes muy regulares y más grandes que las anteriores, lo que hoy se conoce como “Colonia San Alberto”.

La disponibilidad de tierras agrícolas se agotó rápidamente en Puerto Rico. Las familias de agricultores por lo general, numerosas, no podían seguir subdividiendo sus chacras: a medida que sus hijos se emancipaban, cada vez debían ir más lejos para conseguir una parcela de tierra. Fue así que con el tiempo la colonia San Alberto se fue poblando con casas dispersas en las chacras, generalmente a lo largo de los caminos.

Algunos de los primeros descendientes de los alemanes brasileros, compraron tierras ahí. Pero, desde la década de 1930, aproximadamente, coincidente con la difícil etapa de la post guerra en Europa,  comienza el arribo a la zona de alemanes y suizos, directamente llegados de Europa. Llamativamente la mayoría de estas familias se ubicaron desde la parte de quintas a lo largo de un camino perpendicular a la ruta 12 y que llega hasta Picada Libertad (todavía parte de San Alberto) y Capioví. Casi todos se dedicaron a la agricultura a pesar de que varios tenían oficios altamente calificados, que eran difíciles de ejercer comercialmente en la colonia.  El señor Guldimann, por ejemplo, era confitero profesional, instaló un horno y se dedicó a la panadería hasta donde los precarios medios de la época lo permitían. Sus hijos recuerdan cómo se trasladaban hasta  Oro Verde para llevar pan y masas; también tenían un almacén de ramos generales y uno de sus hijos luego transformó un galpón de tabaco en salón de baile, muy frecuentado por los vecinos de Puerto Rico.

Las familias eran casi todas evangélicas,  en algún momento levantaron el templo de la Iglesia Evangélica Suiza, al comienzo con grandes dificultades porque no tenían pastor, dependían de la asistencia espiritual de pastores de Eldorado o Montecarlo, hasta que en 1944 llega a la zona el pastor Gottfried Rohner que vivía en Puerto Rico y se trasladaba periódicamente a San Alberto.

Iglesia Evangélica Suiza en San Alberto

Algunas familias  llegadas directamente de Europa (Suiza, Alemania, Austria)  que se instalaron en San Alberto fueron: Bader, Basler, Bichsel, Botz, Deltik, Dippmann, Gamper, Guldimann, Haffliger, Heymann, Hübbner, Jetter, John, Qués, Manser, Müller, Nedenberg, Neuman,  Nieslony, Schweitzer-Müller, Unger,  Weidmann, Wendt, Zuber…

Este grupo de familias, especialmente las de origen suizo, se relacionaban mucho con amigos y conocidos del mismo origen de Ruiz de Montoya, Oro Verde y Santo Pipó, a donde se trasladaban e intercambiaban visitas y fiestas en ocasiones especiales.


Las distancias en aquel tiempo eran muy significativas, teniendo en cuenta las condiciones de los caminos, estar rodeados de selva y el transporte automotor de escaso desarrollo. Para llegar a Puerto Rico donde podían satisfacer sus necesidades de atención médica, bancos, trámites, se dirigían hasta la ruta 12, en la esquina del almacén de Hillebrand donde podían tomar algún colectivo, o bien se trasladaban a caballo, sulky o bicicleta. Para asistir a la escuela, unos concurrían a la escuela nacional nº 222 y otros a la escuela nacional nº 170 de Mbopicuá, dependiendo de la ubicación de la familia.


Las condiciones de distancia y aislamiento de este grupo de pobladores y teniendo la mayoría rasgos culturales comunes, hizo que entre ellos se formaran lazos de vecindad muy estrechos, de ayuda mutua  en situaciones adversas.


Con el tiempo, sus descendientes fueron emigrando hacia centros urbanos, algunos jóvenes fueron a vivir a Suiza o Alemania, casi siempre por razones de estudio o trabajo.

Hoy quedan muy pocas de estas familias en la chacra. El antiguo camino troncal hacia la colonia tan solo modificado con el nuevo cruce de la ruta 12, sigue exactamente en el mismo lugar.

De tanto en tanto, entre chacras y pinares aparecen algunas casas antiguas, que evocan con nostalgia a sus viejos pobladores como queriendo traer de vuelta a este mundo a los que se nos adelantaron.

 

Semana Santa, convergencia de tradiciones

Publicado el 28/03/2010
por Leonor Kuhn

Por Leonor Kuhn

Para las iglesias cristianas en general, la Pascua es la celebración más importante del año litúrgico. Desde su concepción, en Semana Santa se evoca la pasión, muerte y resurrección de Cristo.
Ahora bien, la pregunta es ¿qué relación tienen los íconos de la

Pascua que hoy conocemos, tales como los huevos, roscas, conejos, masitas, chipa, sopa paraguaya, etc, con esta celebración? ¿Verdaderamente, se otorga hoy el mismo sentido religioso a este acontecimiento como en la antigüedad?

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha observado distintas festividades, consideradas sagradas para muchos feligreses. Sin embargo, con frecuencia ocurre que lo sagrado se mezcla con lo profano, formando un sincretismo de múltiples culturas. Muchas observancias paganas fueron cambiando de fecha, hasta coincidir finalmente, con la celebración de la Pascua.

 

 

El verdadero origen de la Pascua se remonta al año 1513 antes de Cristo, cuando el pueblo judío emprendió su éxodo desde Egipto, hacia la Tierra Prometida. Se celebraba cada año, como recordatorio de la liberación del pueblo hebreo.

Por su parte, para los cristianos, la Pascua es la fiesta instituida en memoria de la resurrección de Cristo.

Según la Biblia, la noche anterior a su muerte, Jesús se reunió con sus discípulos para celebrar la Pascua judía. Posteriormente, instituyó lo que se conoce como la «Cena del Señor», y dijo a sus apóstoles «Sigan haciendo esto, en memoria mía» (Lucas 22:19). La Cena del Señor debía celebrarse una vez al año; con ella se conmemoraba la muerte de Cristo.

Según la Wikipedia se explica que al principio había en la cristiandad una gran confusión sobre cuándo había de celebrarse la Pascua cristiana o día de Pascua de Resurrección, con motivo del aniversario de la resurrección de Jesús de Nazaret. Es en el Concilio de Nicea (en el año 325) donde se llega finalmente a una solución para este asunto.

En él se estableció que la Pascua de Resurrección había de ser celebrada cumpliendo unas determinadas normas:

•    Que la Pascua se celebrase en domingo.

•    Que no coincidiese nunca con la Pascua judía, que se celebraba independientemente del día de la semana. (De esta manera se evitarían paralelismos o confusiones entre ambas religiones).

•    Que los cristianos no celebrasen nunca la Pascua dos veces en el mismo año. Esto tiene su explicación porque el año nuevo empezaba en el equinoccio primaveral, por lo que se prohibía la celebración de la Pascua antes del equinoccio real (antes de la entrada del Sol)

De manera que la Pascua de Resurrección es el domingo inmediatamente posterior a la primera Luna llena tras el equinoccio de primavera, (hemisferio Norte) equinoccio de otoño (hemisferio Sur). Por ello puede ser tan temprano como el 22 de marzo, o tan tarde como el 25 de abril.

Celebración de Semana Santa en el ámbito local

Para nuestra cultura occidental y cristiana, heredada de  las diferentes corrientes inmigratorias a esta zona, la Semana Santa  pone de manifiesto hoy un conjunto de ritos,  celebraciones y costumbres culinarias.

Para comprender ese acervo de tradiciones, es preciso remontarnos a las primeras décadas de vida de la colonia, donde el calendario litúrgico marcaba fuertemente la vida de la comunidad, con algunas variantes según se trate de familias de alemanes-brasileros o criollas-paraguayas, dos de nuestras vertientes más numerosas. Sin pretender agotar  el repertorio costumbrista, veamos cómo se vivía la Semana Santa:

La preparación a la fiesta de Pascua  comenzaba el Miércoles de Ceniza, que marcaba el término del  Carnaval, desde la hora 0 de dicho día y a partir de entonces estaban vedadas todas las   demostraciones de júbilo. No se celebraban bodas, ni se permitían bailes o cualquier otro  evento festivo. Todos los viernes de Cuaresma eran días de ayuno y abstinencia

La Semana Santa se iniciaba con la celebración solemne del Domingo de Ramos, donde la Iglesia recuerda la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. La gente asistía a una Misa especial en la  que se enmarcaba una procesión que si el tiempo lo permitía se hacia en los alrededores del   templo o dentro de en caso de lluvia. Durante esta celebración tenia lugar la «bendición de los  ramos», hojas de palma que todas las familias procuraban conseguir para esa fecha. Estas  hojas se quemaban durante las tormentas, como un conjuro contra rayos, truenos y  amenazantes vientos. La Misa del Jueves Santo, que evoca la última Cena de Jesús, también era muy solemne destacándose el “lavatorio de los pies”.

Viernes Santo, día de riguroso ayuno, todos hablaban lo menos posible y en voz baja, sin atreverse a ningún tipo de manifestación ruidosa. En ese día las horas transcurrían monótonas, lentas, imponiéndose nítidamente los sonidos de la naturaleza, como si fueran los únicos posibles en un mundo triste   y vacío de presencia humana.

El «Vía Crucis», ceremonia central en la liturgia, era simplemente conmovedor. Contemplar los cuadros que lo representaban tan bien, escuchar los relatos de la  Pasi6n de Jesús a cargo de distintas personas de la comunidad, dejarían impresiones   imborrables en los concurrentes.

La jubilosa celebración de la Resurrección de Jesús, dogma  central en la religión católica, comenzaba el sábado por la noche, donde a partir del momento  del «Gloria» estallaban unánimes los cánticos del coro, los feligreses y las campanas de la   iglesia, anunciando la Pascua de Resurrección. También se sumaban las campanillas de bronce de los monaguillos y se encendían todas las luces como símbolo de triunfo de la vida sobre la muerte, rito renovado año tras año.

 

A nivel familiar se celebraba la Pascua el    día   domingo con algún almuerzo especial. Pero lo que daba una nota realmente festiva era la  tradición del «Conejo de Pascua» personaje invisible pero real en la fantasía de los niños, que  con algunas variantes familiares, colocaba en nidos, platos o canastos dispuestos la noche   anterior, huevos de gallinas previamente ahuecados, pintados o decorados con distintas  técnicas rellenos con maní azucarado. También recibían caramelos chocolates, etc. La alegría  que proporcionaba a los niños este agasajo con golosinas, es  difícilmente imaginable hoy en  día, ya que era una de las pocas oportunidades en el año, donde los chicos accedían a ellas.

Sabemos que esta tradición es, originaria del centro de Europa, y que sufrió algunas adaptaciones, en el sur del Brasil. En su origen, se consumían huevos duros decorados para el  desayuno pascual, que simbolizaban la fuerza y el poder de Cristo en la resurrección (Como el  pollito que rompe el cascarón para nacer) La Pascua europea coincide con la primavera del hemisferio norte, época de abundante producción de huevos,

mientras que en el hemisferio   sur, promedia el otoño y escasean los huevos. Esto llevó a que alguien tuviera la suficiente  imaginación y creatividad como para con tiempo, guardar las cáscaras de huevo y utilizarlas en  Pascua, pero con la novedad del relleno de maní, producto abundante en el sur del Brasil. Esta  costumbre trascendió hasta los días de hoy, otorgando una nota peculiar a nuestra zona.

Tradiciones  criollas o paraguayas

Para la Misa de Ramos preparaban importantes arreglos con hojas de pindó artísticamente trenzadas, acompañadas de un ramillete de hierbas medicinales (marcela, ka’ar?, ruda, etc)

Asimismo, para las familias de tradición paraguaya, a partir del lunes santo, se observaba  un gran recogimiento interior, hablar en voz baja,  los niños no podían correr, jugar a la pelota, gritar…   Según testimonios recogidos “patear la pelota, que es redonda como el mundo, es como agredir a ese mundo creado por Dios.”

El día de Jueves Santo era de mucho trabajo para las mujeres. Había que prepara todas las comidas típicas (sopa paraguaya, chipa, chipa guazú, en el mejor e los casos, asado de cerdo) ya que al día siguiente no se podía prender fuego, en señal de duelo por la muerte de Jesús.

Otra tradición paraguaya era el baño de inmersión de las doncellas muy de madrugada, sin atuendos, con el pelo suelto en alguna vertiente o arroyo, como expresión de purificación y para no contraer  enfermedades durante ese año. Existe la creencia que si ese día no se ve reflejada la cabeza al asomarse o meterse en el agua, es el año que va a dejar de existir. Ese día se destinaba a recoger la marcela del campo, antes de salir el sol, para que realmente hagan efecto sus  propiedades medicinales.

Mientras tanto, al amanecer el domingo de Pascua, los niños esperaban ansiosos el despertar de la madre para caer de rodillas ante ella y pedir su bendición. El primero que lo lograba se ganaba “la cruz de oro” con el perdón de todas las maldades cometidas en el año. Después se iban presurosos a visitar a sus padrinos, les llevaban “figuras de lagarto con la boca abierta hechas con masa de chipa, con un huevo hervido dentro”, y recibían a cambio algunos regales como golosinas, alguna prenda o juguete.

Semana Santa hoy

La Semana Santa en la actualidad, sigue siendo un acontecimiento altamente convocante en nuestra comunidad. Prueba de ello es la masiva concurrencia a los diferentes oficios religiosos que tienen lugar a lo largo de la Cuaresma, aunque ya no se registran las vivencias rigurosas y austeras de otros tiempos.

También es cierto que vivimos una  cierta desnaturalización del sentido profundo y genuino de la Pascua  y  su entorno litúrgico de Semana Santa, por obra y gracia de la lógica del mercado que incita al consumo de toda clase de productos como huevos de chocolate, comidas impuestas como propias de la festividad, hasta el mini turismo de Semana Santa.

Con el paso del tiempo en nuestra ciudad se van reproduciendo y re-creando tradiciones,  independientemente de su origen, constituyendo un auténtico sincretismo que nos habla de permanencias y cambios propios de una sociedad dinámica y en crecimiento.

 

Padre José Marx, huellas de un visionario

Publicado el 20/03/2010
por Leonor Kuhn

En 1964 Puerto Rico, en pleno desarrollo hacia un perfil de centro urbano del interior, asiste al arribo de un joven sacerdote destinado como auxiliar del entonces cura párroco P. José Puhl, sin imaginar que sería uno de los grandes,  cuyo paso por la zona dejría profundas huellas en varios ámbitos del quehacer ciudadano.
Era José Marx, un novel sacerdote alemán, de apeas 30 años de edad, proveniente de Méjico, su primer destino misional.

 

 

Casi 46 años después, en los próximos días, un nuevo acontecimiento en relación con el P.José, convoca la atención de Puerto Rico y localidades vecinas.
Se trata de la inauguración de un paseo público, cuyo atractivo central es un mural artístico, alegórico en homenaje al P. Marx, gestionado por un grupo de vecinos constituidos al efecto, que han querido perpetuar con una referencia ornamental, material, las obras de una persona visionaria, realizadas en favor de la región y provincia.

 

 

En las últimas décadas de vida del P. José, supo formar a otros líderes, entre ellos, Celso Limberger, quien compartió muchos proyectos y sueños del P. José Marx, y fue sin lugar a dudas uno de sus más estrechos colaboradores.
Celso, después de la partido física del P. José en junio de 2009, no sólo asumió la continuidad de los proyectos iniciados, sino que se convirtió en su  principal biógrafo.
Para entender la trascendencia del trabajo social y pastoral del P.Marx, nos remitimos al relato escrito  por Celso:

 

Cronología de Vida y Obra del Padre José Marx (SVD) – (1934 – 2009)

El Padre José Adolfo Marx SVD nació en Alemania el 26 de agosto del año 1934. Ingresó a la Congregación del Verbo Divino el 1º de Mayo de 1955. Realizó sus votos perpetuos como religioso misionero el 1º de mayo de 1960 y ha sido ordenado como Sacerdote el 21 de octubre de 1961.

Su primer destino fue México. Trabajó en la Parroquia de Zapata.

En 1964 fue trasladado a la Argentina, concretamente a la Ciudad de Puerto Rico de la Provincia de Misiones. San Alberto Magno fue la primer parroquia donde ejerció su ministerio sacerdotal como vicario parroquial. En este tiempo promovió la creación del Moviendo Familiar Cristiano y el Primer Grupo Juvenil con el cual generaba espacios significativos de aprendizaje mediante Obras de Teatro, Campamentos, Grupos de Canto y Conformación de Corales.

Su profunda convicción por el trabajo como medio de realización de las personas y comunidades implicadas, hizo que junto a Colonos Visionarios fundara la Cooperativa Agrícola San Alberto, Obra con una enorme Responsabilidad Social que sigue funcionando hasta el día de hoy dando respuestas socioeconómicas invalorables a la región toda, no solo por que y cuanto produce sino por cuanto es generadora de bienes y recursos Sociales – Económicos – Educativos. Impulsar la idea, ponerla en marcha y sostenerla no hasido una tarea sencilla, pues no solo implicaba hacer conocer la propuesta y convencer a los beneficiarios directos, colonos de toda la región, sino luchar contra prejuicios y preconceptos acerca del Sistema Cooperativo dado las malas experiencias que habían padecido muchos colonos en ese entonces vinculados a la Cooperativa Agrícola Puerto Rico.

Su misión pastoral también las llevó a cabo en las parroquias de San Ignacio, Capioví y actualmente se desempeñaba como vicario cooperador en la zona de Ruiz de Montoya.

Su gran compromiso Pastoral – Religioso – Educativo – Socio-productivo – Comunicacional y profundo sentimiento de resignificación de las Comunidades Mbya Guaraníes hizo que su Vida y Obra se vean reflejadas en las siguientes áreas de trabajo y misión.

.

1. Área Educación Rural: La educación, particularmente rural, era una de sus mayores ambiciones, en consecuencia gracias a su profunda convicción y contactos personales, con referentes de APEFA (Asociación para la promoción de Escuelas de la Familia Agrícola) con sede en Reconquista Santa Fe ha logrado instituir en el año 1986 en la Provincia de Misiones la 1º EFA (Escuela de la Familia Agrícola), desde entonces no ha cesado en promover Comunidades de base, dirigentes con capacidad de liderazgo dispuestos no solo a crear sino sostener nuevas EFAs. Su tenacidad, fervor impaciente y sostenido a lo largo de estos últimos 23 años hacia el Sistema de Alternancia como opción pedagógica y promotora del desarrollo local y territorial ha hecho que hoy la Provincia de Misiones cuente con 19 EFAs en funcionamiento más 2 en proceso de gestación, 1 EFAG Escuela de la Familia Agrícola Guaraní, 1º Secundaria para Aborígenes, 1 Profesorado en Ciencias Agrarias y Protección Ambiental, instituciones todas nucleadas bajo una sólida estructura Organizacional como lo es la UNEFAM (Unión de Escuelas de la Familia Agrícola de Misiones).

Son miles los egresados a lo largo y ancho de la Provincia en estos 23 años, son aproximadamente 2000 familias que hoy envían sus hijos a sus Escuelas Creadas; son alrededor de 500 los docentes que trabajamos en su Movimiento…

2. Área Pastoral Social para con Comunidades Mbya Guaraníes: Con el mismo ahínco, tesón y perseverancia luchó por la dignidad y reivindicación de nuestros Pueblos Originarios, Hermanos Mbya Guaraníes. Allí trató de llevar no solo la palabra evangelizadora y de Comunión con Jesús sino resolución a los cuantiosos y graves problemas estructurales que padecían y siguen padeciendo nuestros Hermanos Mbya. Construyó viviendas, promovió y construyó y numerosas Escuelas y Aulas Anexas, Interculturales Bilingües; promovió procesos vinculados a la Salud, construyendo Salas, Centros de Atención Primaria, generó gracias a la compra venta de sus artesanías no solo la generación de ingresos como medio de sustento de las Familias Mbya, sino que posibilitó perpetuar a través de sucesivas generaciones tan valioso y milenario arte inherente a sus Costumbres y cultura.

3. Área Proyectos Sociales y Productivos/Empresariales: Su accionar y compromiso social y productivo para con la región ha hecho que contribuya además con la edificación de Escuelas Especiales, Centros de Atención Primaria/Hospitalaria, Asilos de Anciano y quién no recordará la Fundación de región  ha hecho que contribuya además con la  edificación de Escuelas Especiales, Centros de Atención Primaria/Hospitalaria, Asilos de Anciano y quién no recordará la Fundación de la Cooperativa Agrícola e Industrial San Alberto Limitada, hoy considerada una de las Industrias más significativas por su valoración social y  productiva en la región.  La puesta en marcha gracias al Profesorado en Ciencias Agrarias y Protección Ambiental de Capioví mediante su Campo de Prácticas Experimental hoy de referencia para la zona y región por cuanto significa y viene promoviendo en materia Socio –educativo-productiva. Se despliegan allí varias actividades innovadores en materia productiva: Centro de Investigación y Desarrollo Apícola – Un Centro de Experimentación y validación de ensayos de variedades múltiples de mandioca, próximo a inaugurarse una Sala de Industria en la que funcionará una peque fábrica productora de aceites comestibles entre otros.

4. Área Pastoral Eclesial Cristiana Su compromiso evangelizador no solo lo reflejó mediante su accionar pastoral vinculado al Sacerdocio  sino convencido de la importancia y signifancia de los medios de comunicación;  construyó y puso al aire en la localidad de Capioví, como recurso estratégico,    la muy difundida y conocida Radio FM Guadalupe Internacional.  La cual hoy día gracias a los avances tecnológicos de la comunicación, vía Internet, ya no solo ejerce una influencia y alcance local sino puede ser escuchada a lo largo y ancho del planeta.

Todo ello fue posible gracias a sus muchas horas de trabajo diarias, miles de kilómetros recorridos por año de Norte a Sur de Este a Oeste de nuestro país;  una gran   diplomacia y  austeridad; factores todos que   condujeron  a la generación de una  amplia gama de relacionamiento a nivel de Organismos Oficiales, Organizaciones No Gubernamentales y Donantes Particulares.  El más claro y explícito ejemplo de su constancia en cultivar las relaciones conquistadas era enviar no menos de 3000 cartas personalizadas al menos 3 veces por año (Navidad y año- Nuevo / Pascua de Resurrección y Pentecostés) a cada uno de sus Benefactores y Amigos.

Con todos estos atributos, el 22 de junio del 2009 falleció, seguramente como él hubiera querido en su  humilde posada de Ruiz de Montoya Dios nuestro Padre Misericordioso ha llamado a nuestro gran Padre José para que siga contribuyendo con su Obra y Creación desde la dimensión Celestial.

A lo largo de su velatorio, celebraciones religiosas  inhumación, días y semanas posteriores  hemos escuchado cuantiosos calificativos a su persona, de los cuales creo bien vale la pena recordar algunos: Gran devoto de San Arnoldo Janssen y San José Freinademetz Fundadores de su Congregación “Misioneros del Verbo Divino”; trabajador y hacedor sin descanso; gran diplomático y político en el amplio sentido y significado de la palabra; férreo, tozudo, obstinado y perseverante acerca de cuanto se proponía; gestor de recursos económicos, materiales y simbólicos sin igual, cabe aclarar  siempre para los demás; extraordinaria humildad no admitía ser reconocido, homenajeado, condecorado  ni destacado. Siempre tenía tantas propuestas en mente que era simplemente imposible acordar una planificación, un programa con agenda de trabajo en la que se establezca día y  horarios, era habitué que a las citas establecidas nunca o casi nunca  llegase para el tiempo acordado, sin embargo quiénes lo conocíamos nos constaba que seguramente estaría ayudando o definiendo alguna ayuda o proyecto más importante que el previsto trabajar en ese momento.

Su partida no solo nos ha dejado un gran vacío difícil o imposible de suplir, sino una cantidad notable de nuevos proyectos, muchos de ellos ya en proceso de ejecución..

Todos desde su, partida física, lo   extrañamos profundamente,  pero al mismo tiempo quiénes hemos mamado de su sabiduría, experiencia y optimismo ante las diversas situaciones de la vida cotidiana sabemos de su legado, el cual no ha de permanecer en vano sino desde el cual debemos  nutrirnos y trabajar  para mantener viva su nombre buen honor,  llama y esperanza.

Y tras su muerte la respuesta no se hizo esperar, sus amigos y colaboradores más cercanos pusieron en marchas mecanismos institucionales que posibilitarán no solo fortalecer su obra sino acrecentarla.

Ya se han conformado al efecto:

a.    En la Argentina: Fundación Padre José Marx (SVD)-.

b.    En Alemania Bildungs und Förderungswerk P. Josef Marx SVD) e.V.

Desde ambas entidades se gestionan recursos económicos orientados a la ejecución de proyectos en cada una de las áreas fundamentales de su obra.

Entre otros grandes desafíos  y deseos personales  que han quedado truncos, pendientes e inconclusas  tras su partida, los cuales no debemos dejar de trabajar  hasta alcanzarlos se destacan los siguientes.

1.    Dotar de mayor potencia y alcance  a la Radio Guadalupe Internacional.

2.    Crear un Centro de Investigación y Desarrollo de Tecnología Adapatativa en materia de Energías Alternativas Renovables y un Centro de Investigación en Mandioca, todo ello en articulación entre CAISA (Cooperativa Agrícola e Industrial San Alberto Limitada) – Profesorado en Ciencias Agrarias y Protección Ambiental  y la Facultad de Agronomía y Cuidado del Medio Ambiente de la Universidad de Rostock.

3.    Crear al menos  6 EFAs más y con ello cubrir el amplio espectro de nuestra Geografía Provincial con una Formación Integral y de Calidad  para los hijos/as de pequeñas y medianos productores rurales.

4.    Crear un Instituto Superior Universitario con Carreras dirigidas y Orientadas a las demandas de los Pueblos Mbya Guaranies.

5.    Dotar de mayores Tierras a las Comuidades Aborígenes Mbya Guaranies en los cuales se promuevan en articulación con las EFAs y el Profesorado en Ciencias Agrarias y Prot. Ambiental Cultivos anuales, perennes, cría de animales domésticos, todo ello como estrategia de Seguridad Alimentaria.

6.    Otros…..

Prof. Limberger Celso.

——————————————————————————————-

SOMOS Mujeres

Publicado el 08/03/2010
por Leonor Kuhn

 

Aquí también existen…

Así como hay “días” especiales destinados a  temáticas diversas,  tenemos desde hace varios años el día Internacional de la Mujer.

Más allá de la inevitable circunstancia que hace de este día como de los otros,  una buena oportunidad para los comercios, debería servir para reflexionar sobre su significado.
Con la mirada retrospectiva hacia nuestros orígenes como colonia recién constituida en el Alto Paraná misionero, allá en los albores del siglo XX, no podemos soslayar a la mujer pionera que venida de una cultura de familia patriarcal, cargaba con la responsabilidad de esposa sumisa, madre en su mayoría de muchos hijos y además compañera del marido en los trabajos de la chacra. Fue el sostén moral del proyecto colonizador.
También estaba la mujer criolla que siempre estuvo a la par del hombre  peón de campo, cosechero, tarefero… y más tarde empleada doméstica, lavandera de las familias más pudientes.

Con el avance y transformación del pequeño núcleo urbano inicial, los cambios de tecnologías, la creación de nuevas escuelas, el progreso económico, nuevas pautas de comportamiento se instalaron también aquí.
Y las mujeres, lentamente al comienzo, y casi masivamente en las últimas décadas, se fueron incorporando al mercado laboral fuera del hogar, ocupando puestos que antes eran patrimonio de los hombres, con la consecuente modificación de esquemas de organización familiar.

No siempre para mejor o para peor, pero fueron cambios generados  en la sociedad en dirección a la igualdad de género.

El aporte de las mujeres al desarrollo de nuestros pueblos y ciudades, no siempre fue reconocido en su justa medida. Esta es una oportunidad para intentarlo.
SOMOS  quiere rendir un reconocimiento a TODAS las mujeres de Puerto Rico, colonia y zonas vecinas a través de una sintética galería de mujeres “símbolo” que por una u otra razón trascendieron, en diferentes ámbitos:

Lutwina Paulina Rauber


Hija de Federico Rauber (primer administrador de la colonia) vino con sus padres de Brasil ya con la formación de odontóloga y fue de hecho la primera maestra que enseñó a un grupo de niños en un sector del aserradero de José Hentz

Catalina Berta Schlindwein de Freiberger


Siendo joven llega como pionera desde Brasil donde había hecho un curso de  obstetricia y rápidamente fue una de las parteras más reconocidas de la zona, igual que sus colegas contemporáneas, muchas veces a caballo debió ausentarse días enteros de su propio hogar. Tiene un registro de más de mil alumbramientos asistidos.

Crecencia Persch de Alles


Pionera llegada de Brasil, casada con Wilibaldo Alles. Tuvo nada menos que 18 hijos (9 varones y 9 mujeres)  en partos individuales y todos  llegaron a la vida adulta.

Vicia Julia del Valle de Bareiro (Doña Lolí)


Inmigrante paraguaya, madre de 10 hijos mujer muy solidaria reconocida por sus múltiples acciones caritativas. Enviudó muy joven y con su trabajo y mucho esfuerzo crió a sus hijos, les procuró estudio secundarios hasta universitario.

Ernestina Alvarenga


Muy recordada como maestra en el colegio San Alberto Magno en la década de 1950, donde se desempeñó sin haber tenido formación docente, con gran carisma de educadora.  Más tarde completó sus estudios y accedió a la función de secretaria de la Municipalidad local hasta su jubilación.

Melita Richter


Se formó como secretaria en el colegio San Alberto Magno y siendo muy joven comenzó a trabajar como empleada de comercio. A comienzos de la década de 1960 ingresa como cajera en la Cooperativa de Luz y Fuerza LGSM, donde inicia una carrera ascendente hasta llegar a la gerencia, cargo que ocupó muchos años hasta que la sorprendió la muerte en pleno trabajo. Melita se destacó por su férrea contracción al trabajo, eficiencia y compromiso con las metas de la cooperativa.

María Antúnez
Ama de casa del Barrio Fátima. Centenares de niños a lo largo de años, concurrían diariamente al comedor del barrio que ella administraba y atendía, haga frío, calor o lluvia. Dio de comer a dos generaciones, en los últimos tiempos, llegó a atender a los hijos de los primeros comensales.

Alma Martens


Nació en Alemania y siendo niña llega a Puerto Rico con su familia. Aquí pasó su infancia y adolescencia, se casó y después de formarse en peluquería, instaló su propio salón de belleza. Fue una persona muy querida por la gran capacidad de entrega a su profesión, siempre amable a pesar del cansancio, brindando lo mejor de sí. También se desempeñó como docente en Formación Profesional, enseñando peluquería.
Su temprana partida dejó un gran vacío sentido por clientes y amistades.

Erika Gómez


Joven atleta local que ya tiene en su haber  numerosos trofeos y  distinciones en diferentes modalidades y categorías de maratón. Sus mayores méritos son la sencillez, el esfuerzo y perseverancia
A través de ella queremos homenajear a tantas chicas jóvenes de nuestra zona, valores y promesas en diferentes ámbitos.

 

Que a través de esta pequeñísima muestra de «mujeres destacadas locales» se sientan reconocidas absolutamente todas: amas de casa, madres, abuelas, tías, profesionales, artistas, empresarias, peluqueras, modistas, lavanderas, curanderas, funcionarias, administrativas, religiosas…

¡Felíz día de la Mujer!

- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina