Día del Mecánico

Publicado el 24/02/2017
por

En honor a todos los mecánicos de nuestra zona, reproducimos el registro realizado por SPR, sobre las primeras Fiestas del Mecánico de nuestra ciudad.

Fiesta del Mecánico

Homenaje merecido

24 de febrero de 2012. El Salón Parroquial decorado con esmero y buen gusto sorprendió con su espléndido arreglo a los concurrentes aquella noche que por primera vez en Puerto Rico iban a participar de una Fiesta del Mecánico.

 

Iniciativa a la que se prendió muy fuerte un grupo de mujeres, todas esposas de mecánicos que decidieron sorprender a sus maridos con una celebración inusual en nuestro medio.

 

El calendario propone muchas efemérides durante el año que son motivaciones interesantes para destacar  un hecho o sector laboral de manera especial.

En ese sentido  desde  1947 se estableció la jornada del 24 de febrero, a pedido del entonces Secretario General del SMATA, Adolfo García, con carácter de franco y pago, como el Día del Trabajador Mecánico del Transporte Automotor.

 

Para que la primera fiesta sea realmente una sorpresa, el grupo de mujeres organizadoras tuvo que recurrir a todo tipo de estrategias para despistar a los futuros agasajados. Algunas “mentiras piadosas” para encontrar el pretexto de las inevitables reuniones de organización, originaron más de una anécdota graciosa  en el  entorno familiar. Se reunían periódicamente en alguna casa del equipo para planificar los pasos a seguir. Con gran entusiasmo se pusieron a trabajar buscando auspicios y aportando cada una de ellas una cuota mensual a voluntad en dinero para afrontar los gastos. Así lograron juntar casi $3.000.

 

Llegó el momento que se hizo muy difícil seguir trabajando en la “clandestinidad”. Entonces se les ocurrió organizar una cena en el Club de Pesca, allá por noviembre de 2011 e invitar a los maridos. Para ese entonces ya tenían impresas las tarjetas de invitación, que les fueron entregadas esa noche y la sorpresa manifiesta por los muchachos fue el mayor premio al esfuerzo realizado.

 

Así llegó el 24 de febrero de 2012, todo listo para la gran fiesta. La celebración comenzó con una Misa preparada con delicados detalles afines al motivo del festejo. Por ejemplo, se recordó a los mecánicos fallecidos, los homenajeados fueron convocados al altar y bendecidos por el P. Carlos, etc.

}

Después siguió la cena con una gran convocatoria de familiares y amigos en un clima de verdadera alegría seguida de baile con la música de El Trébol. Entre medio fueron sorteados numerosos premios recolectados en comercios por las dinámicas mujeres.

 

En el marco de esta fiesta fueron entregados diplomas de reconocimiento a los mecánicos de la zona y se hizo una distinción especial a los mayores de 60 años.

 

Cabe destacar el valioso trabajo del equipo organizador al armar un registro de los mecánicos de Puerto Rico y alrededores:

 

Aegerter Marcelo, Aegerter Ramón, Alvez Roberto,  Anchau, Arnold Marcelino (Capioví), Arnold Teodoro,  Benítez Miguel, Blöhsel Alberto, Bluztberig Cristian,  Boder Alfredo (Garuhape),  Borgmann “Pichon”, Borgmann  Enrique (fallecido), Borgmann Eugenio,  Borgmann Néstor “PACA”, Braum Arcenio, Burgos Oscar, Cabaleiro Oscar,  Centeno Oscar,  Dreguer Guillermo, Fank Andrés, Fank  Reinaldo (fallecido), Feldmann Cristian, Flach Ricardo (Capioví),Freddy, Freiberger Ernesto(Capioví),Freiberger Héctor, Freiberger Juan Carlos, Freiberger Luciano, Freiberger Oscar(Capioví), Freiberger Rodolfo, Graef Marcelo, Graumann Claudio (Garuhapé),Graumann Jorge, Guimarais “Tati”(Capioví),Hartmann Santiago, Haser Javier Emilio, Haser Juan, Haser Roque, Heck “Beto”, Heck Armindo, Heck Rubén, Heck Silvano, Heck Tealmo, Huber Jorge (R. Montoya), Jedlicka Horst, Kaspari Fabián, Krein Tito, Martens “Toni”, Martens Hansi, Martens Juan, Hnos. Matty, Mendoza Reinaldo (fallecido), Nedel Poldi, Papini Eliseo, Pichaka Demetrio (fallecido), Portillo, Prestes Alberto, Prestes Fernando, Prutcher Sergio, Rambo Diego, Rodriguez Roberto, Sachser Remigio, Sr. Sánchez (fallecido), Sandoval, Scherf Gustavo, Schimdt “Chulo”, Schimdt Carlos, Schimdt Marcelo, Schrank Ricardo, Schumacher “Neco”, Seewald Adolfo Rubén, Seewald Edmundo (fallecido), Seewald Eugenio, Seewald Hugo Cesar,   Seewald Sergio Humberto, Seewald Tito, Seidel Pepe, Texeira Jorge, Torrente Rodolfo (Mbopicuá),Traid “Chiquito”, Traid Alberto, Traid “Quique” (fallecido), Traid Walter, Vier Lauro S. (fallecido), Vier Alejandro, Vier Berni, Vier Dealmo (fallecido), Vogel René, Vonda (Garuhapé),Wagner Jorge (Garuhapé),Weber Camilo, Weber Sergio, Weber Walter, Widla Roberto A.,  Zimmermann Alberto, Zuber Marcelo Juan (Garuhapé)Zuber Ricardo  (Garuhapé).

 

Además de este  listado de casi un centenar, probablemente  incompleto aún, merecen destacarse los pioneros en el rubro,  que marcaron rumbo en la historia de la mecánica local:

 

Uno de los primeros que se recuerda, es don Alberto Seewald, verdadero puntal en todos los aspectos del  transporte automotor.

Desde 1941 se comenzó a otorgar el “Carnet de Conductor” en nuestro municipio. En los  libros de registro figuran los profesionales mecánicos que tomaban el examen y extendían los certificados. Allí encontramos a los señores Alberto Seewald, Hartmut Leyh, Eugenio Seewald, Arno Seewald, Francisco Nedel, Arturo Borgmann y Fortunato Ayala. (Entre 1941 y 1963)

 

Es notable cómo hay familias con varios  integrantes que abrazaron esta profesión. Así podemos armar una especie de ranking de familias de mecánicos: Seewald, Borgmann, Heck, Freiberger y Traid.

 

Siguiendo con la celebración, la satisfacción por la experiencia vivida sirvió de estímulo a las organizadoras para darle continuidad a la fiesta preparando el evento nuevamente  este año, el sábado 23 de febrero.

 

Algunas variantes en la programación, hicieron de esta segunda fiesta una ocasión renovada de sorpresas y alegría. Pero esta vez, las sorprendidas fueron las “chicas” cuando a los postres los maridos les entregaron a cada una un ramo de flores. Ellas lucían uniformadas con remeras donadas por Gabriel “Peta” Borgmann y así los presentes podían reconocer fácilmente a las autoras de la impecable organización.

 

La Misa de la 2° edición, tuvo su toque especial con la participación de Juan Carlos Melgarejo, ejecutando el arpa con su habitual maestría. En tanto, el show ofrecido por el prestigioso  ballet “Raíces Nuevas” de El Alcázar, le puso el brillo merecido al festejo.

 

Nos pareció oportuno agregar a esta crónica de ambas fiestas, un texto que descubrimos en un diario digital de La Pampa, donde con calidez y humor se describe la rutina del mecánico:

Cerca de nuestra casa siempre hay un mecánico que arregla coches en la calle, con una remera que alguna vez fue azul, aunque su color real nunca nadie lo ha sabido. Presume que para él no hay falla que no pueda arreglar y opina que todos los que tocaron nuestro vehículo antes, son unos ineptos que nos robaron.
Y uno le lleva el auto, se encariña con ese personaje desenfadado que se limpia las manchas con un trapo que está más sucio que él, mientras nos explica cuál es el problema -que por supuesto- en nuestra segunda visita a pié, todavía no arregló.
Mientras uno arriesga a que se fije, porque quizá el ruidito sea nada más que la rueda, él opina que es la caja y que hay que bajar el motor a riesgo de tener que cambiar millones de cosas.
Ni hablar si uno es hombre y el mecánico nos da una explicación más técnica. Hay que asentir con la cabeza como que uno entendió, porque si no,  todos los del taller piensan que sos trolo.
No obstante, a veces lo peor viene en el sentido contrario, por aquellos que son tan atentos y serviciales que te convidan con café, o algo fresco y hasta “te hacen caso” en tus sugerencias. A uno se le ocurre decir ¿no será la bomba de agua?, e inmediatamente la sacan, la cambian, te la cobran y cuando todo sigue igual te dicen “Vaya tranquilo, vamos a seguir desarmando. Cualquier cosita le avisamos…”

Y para cerrar esta dedicatoria, están los “talleres software” muy bien equipados, que cuando uno llega, casi no te dejan hablar y todo lo que decís lo anotan en la computadora. Mientras uno más habla, más caro te sale. Te dan café y te mandan a sentar en una salita donde hay revistas y musiquita de Richard Clayderman. Ahí encontrás a otras personas con caras asustadas igual que uno. Cuando te llega el turno te avisan como cuando vas al dentista y uno se encamina hasta el taller, donde ves que los mecánicos alrededor de tu auto compiten a ver quién tiene el mameluco más limpio, y te corre frío por la espalda, porque te la ves venir y vas pensando: “mejor lo tiro y me compro otro”…
A los mecánicos les jode que el cliente esté allí mientras ellos arreglan tu auto, entre ellos hay una consigna, que “las únicas personas que trabajan con el cliente encima son las chicas de la calle”.

En fin, un poco de humor para recordar a nuestros amigos mecánicos, ¡No se la tomen a mal muchachos la próxima vez que vayamos a visitarlos!, si ustedes saben que somos jodones…

(http://www.region.com.ar)

Ojalá el éxito de estas fiestas sea una garantía de continuidad para que año tras año, los mecánicos y operarios de talleres, tengan un merecido día especial de diversión y reconocimiento.

 

Revista Somos Puerto Rico marzo de 2013.

 

 

 

 

Guardar

1 Comentario

Deja un comentario

Anterior
«
Siguiente
»
- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina