Puerto Rico cumple 96 años

Publicado el 15/11/2015

P. Rico febrero 2015                                                                                     Vista  aérea de la cidad de Puerto Rico, febrero 2015. Foto: Julio Stang

 

En este nuevo aniversario de la ciudad compartimos un artículo histórico sobre nuestros símbolos:

Símbolos de Puerto Rico

En 1969, Puerto Rico se disponía a celebrar el Cincuentenario de su fundación. El entonces intendente de la ciudad Don Efren Rauber convoca a dirigentes de instituciones, empresas, comercios, y fuerzas vivas para encarar la organización de actividades alusivas. Fue así que se conforma un organigrama con varias subcomisiones de trabajo: Espectáculos, Deportes, Cultura, etc. En el seno de estas subcomisiones surgen diferentes propuestas afines a su perfil, que a lo largo del año del Cincuentenario, ponen de relieve la capacidad creadora de la población local.

Hasta ese momento, la ciudad carecía de Himno y Escudo.

Fue tarea de la subcomisión de Cultura organizar el concurso correspondiente para dotar a Puerto Rico de sus símbolos representativos aprovechando la motivación generada por tan importante evento.

Himno:

El concurso para el Himno, cuya convocatoria se hizo meses antesdel acto central, se limitó en un primer momento a encontrar una letra adecuada. El trabajo seleccionado fue el de Benicio Silvestre Szymula, un joven estudiante de la Escuela Normal, oriundo de Paranay, que en ese momento estaba cursando el 5º año de la secundaria. Juana Teerlaak015                                                                                       Benicio Silvestre Szymula

 

La letra que surge como ganadora fue:

Naciste en la selva virgen

Creciste como río en lluvia

¡Puerto Rico! ¡Puerto Rico!

Cantan tus montes y tus valles

Cantan tus hijos la gloria

De sus padres tus creadores

Estribillo:

Siempre vivirás en nuestros pechos

Tu impulso vas proyectando hacia adelante

Hundes tus garras en la historia

Movidos por el germen de lo eterno.

Canta tu cielo generoso

Canta tu suelo tan fecundo

¡Puerto Rico! ¡Puerto Rico!

.

Para la musicalización fue convocado el sr. Benedicto Alles, (ya fallecido),un talentoso solista del coro Santa Cecilia, más adelante, su director.

Carmen Alles 011 - copia                                                                                                                                   Benedicto Alles

El flamante Himno fue estrenado durante el acto central del Cincuentenario, interpretado por el Coro Santa Cecilia de voces masculinas, dirigido por Pedro Simon.

Durante muchos años el himno cayó en el olvido hasta que en el año 2008 emerge a través de su puesta en valor por medio de la Ordenanza nº 147/08, que lo oficializa y ordena su uso en todo acto público oficial de la Municipalidad.

Para facilitar su interpretación por parte de la Banda de Música Infanto-juvenil Municipal y el acompañamiento de la población, fue objeto de unos mínimos arreglos por el reconocido músico Danilo Santinelli, medida autorizada por la ordenanza en cuestión.

Escudo:

En forma simultánea aparece el concurso para el escudo. Las bases fueron muy amplias en cuanto a las posibilidades de participación. No hubo prácticamente límite de edad y cada concursante podía presentar más de un trabajo. De hecho, se presentaron varios jóvenes y personas mayores. El trabajo seleccionado fue de otro alumno de la Escuela Normal, Víctor Kuhn de 17 años de edad.

Juana Teerlaak006 - copia                                                                                                                          Víctor Kuhn

El mismo había presentado dos modelos, uno de los cuales fue seleccionado pero con una observación de parte de algunos miembros del jurado, a quienes no les convenció el símbolo de la cruz en el ángulo superior derecho, sugiriendo un cambio al autor.

El diseño elegido por el jurado fue descubierto en el marco del acto central de festejos del Cincuentenario. Al igual que el himno, el escudo fue olvidado con el paso del tiempo hasta que en 1986, el Intendente Carlos Koth pide autorización al Concejo Deliberante para realizar un concurso público para la creación de una bandera y modificar el escudo existente, lo que genera la Ordenanza nº 22/86. Ignoramos los motivos pero esta ordenanza nunca fue ejecutada.

En octubre del año 2008 por la Declaración nº 42/08, firmada por el Dr. Jorge Mario Vercelli, el H.C.D realiza un reconocimiento al autor del escudo.

Víctor Kuhn hace añosresidente en Eldorado, al observar el escudo que se encuentra actualmente en la Plaza del Colono, varias veces retocado manifiesta: “ese no es mi escudo”. Fue así que le pedimos que nos comente detalles del concurso y una re-creación de los modelos presentados:

Meses antes del cincuentenario, 15 de noviembre de 1969, se llamó a concurso para proveer de escudo a nuestra ciudad.

Decidí participar con dos modelos, no había límites en este sentido. Ahora bien, faltando un par de semanas para el cierre del concurso y tras unas reflexiones, llegué a la conclusión que debía intentar otra idea: pensé en el hecho de que la población pionera era casi totalmente extranjera; o brasileña (alemán brasileña) o paraguaya, algunos alemanes y suizos, y en menor número, argentinos, la patria anfitriona.

Esa población sentía un profundo respeto hacia la patria adoptiva. Esto se podía constatar hasta bien entrados los años sesentas, al pasar frente a un edificio público al momento de izar o arriar la bandera, estas personas se paraban y de llevar puesto un sombrero, se lo quitaban, además de forma masiva concurrían a las fiestas cívicas, munidos de los colores de su país de origen junto a la celeste y blanca.

Y es en ese sentido que pensé que rodeando la parte principal del símbolo debía haber una cinta nacional que refiera al sentido de pertenencia.

Otro aspecto que ocupó mis pensamientos era el lugar físico en el que se asentó la población, topografía ondulada, vegetación exuberante, suelo feraz. Por lo tanto dividí el plano principal en dos campos por medio de una franja de selva nativa, arriba el firmamento, abajo el suelo recién roturado.

Desde mi infancia había visto cómo en el seno de muchas familias la gente trataba de adquirir conocimiento, principalmente a través de la lectura de diarios, almanaque del Alto Paraná, libros específicos sobre oficios, etc., es decir la búsqueda del conocimiento a través de la lectura, hábito que nuestros mayores nos supieron inculcar con su ejemplo.

Por eso, en el ángulo superior izquierdo ubiqué un libro abierto, alumbrado por una antorcha que significa el conocimiento iluminado por la libertad.

A medida que dibujaba y reflexionaba, penetraba más en la idiosincrasia portorriqueña y por supuesto no fue difícil percibir claramente a la fe como rasgo local. Si no¿cómo explicar la fuerza requerida para superar las situaciones de infortunio? Aún desde una postura agnóstica hay que reconocer este hecho; como mínimo la fe actuó y sigue actuando como efecto disparador de la fuerza de voluntadque hizo y sigue haciendo falta para superar muchas dificultades. Por eso, en el ángulo superior derecho, la cruz.

En mi deambular mental pensaba en el enorme problema logístico que era proveerse de alimentos en los orígenes. La solución permanente más inmediata fueron los cultivos anuales, que también generaron los primeros ingresos. Es ahí donde la mandioca cumplió y sigue cumpliendo un rol importante, porque se transformó en materia prima de una próspera industria local. Por lo tanto, en el medio del campo inferior, una planta de mandiocaa raíz descubierta como representación doble de alimento y materia prima.

Todos estos pensamientos me fueron llevando a la virtud portorriqueña por excelencia: ¡La cultura del trabajo productivo! De ahí el arado de madera. Cuando niño me fascinaba ver arar a los agricultores y bastante pronto me percaté del enorme esfuerzo físico que requiere esa tarea. Y si alguna actividad merece llamarse “trabajo productivo” es arar. Por esa razón creí quelo que mejor representaba esa virtud, casi estigma local “el trabajo productivo”, era el arado.

Para completar el símbolo faltaba la actividad económica más importante, la industria, graficada por la rueda dentada en la esquina inferior izquierda.

Y aquí la aclaración más importante: el trabajo ganador fue el arriba descripto.

Cuando me comunicaron que se había optado por ese trabajo, me sugirieron sustituir la cruz por algún otro emblema que reforzara el carácter industrial. Ubiqué entonces en el lugar de la cruz una naranja precedida por una silueta diente de sierra y chimenea en representación de la agroindustria.

Al saberlo la profesora de dibujo de la escuela me manifestó “estoy orgullosa de que haya ganado, pero un autor no claudica en sus principios”

¡Es verdad! Desde ese mismo momento y por 44años lamenté ese abandono. Sería bueno que alguien recoja el guante y vuelva a la idea original, creo que representa mejor el “espíritu de Puerto Rico”.”

 

Víctor Kuhn

 Arnoldo Hillebrand 003

Momento en que los jóves autores del Himno y del Escudo reciben sus respectivas medallas, de manos del intendente Efrén Rauber.

 

 

 

 

 

 

16 Comentarios

Deja un comentario

- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina