Publicado el 01/02/2013

Foto Matías Morawicki

Gruta India

Hogar milenario

A 16 Km al norte de Garuhapé, sobre la ruta nacional 12, mano izquierda, el viajero se encuentra con el portal de acceso a la Gruta India, cuya fama trascendió los círculos académicos desde que se supo que fue el hogar del grupo humano más antiguo descubierto hasta el momento en el nordeste argentino.

En el transcurso de la década de 1940, se realiza la apertura de la ruta 12 desde Puerto Rico hacia el norte, siguiendo el trazado de precarios caminos de monte, que generalmente coincidían con las “picadas mulateras”, precursoras de nuestros caminos y rutas. En ese tiempo, la población de nuestra zona ya conocía la existencia de la “Cueva 3 de Mayo” (por el arroyo 3 de Mayo en cuyo margen derecho se encuentra la gruta), a la que accedían por agua desde el río Paraná, remontando a remo el arroyo. Hay testimonios de personas que recuerdan las excursiones domingueras al sitio. Foto gentileza Julio Stang

En el año 1946, la compañía Arriazu Moure & Garrasino, compra varias miles de hectáreas de tierras a un grupo de familias de Buenos Aires, entre las que estaban: Guillermo Argerich y Temperley y Lucía Argerich y Temperley de Bialet Laprida. Estas tierras  dieron origen a la colonia y pueblo de Garuhapé, en cuya jurisdicción se encuentra la Gruta India. A partir de la apertura  de chacras y la progresiva ocupación de la colonia, se abre la picada desde la ruta 12 hacia la cueva por un camino de monte, serpenteante y de muy difícil tránsito.

Foto gentileza Julio Stang

Sin muchas variantes, ése fue el escenario que encontró la joven Antonia Rizzo (Nina), arqueóloga  de la Universidad Nacional de la Plata, en 1965, cuando llega por primera vez con su equipo de trabajo, para llevar a cabo su investigación, que sería después su tesis doctoral.

¿Con qué se encontró el equipo de Antonia Rizzo?

La gruta de piedra  tiene aproximadamente 120 metros cuadrados y sus dimensiones, 40 metros de frente por 30 metros de profundidad,  y 7,50 metros de altura en la boca de entrada, cuya inclinación es leve, lo cual permitió que la cueva pudiera ser utilizada en su totalidad. Ubicada  en el margen del arroyo 3 de Mayo, que nace en las Sierras Centrales de Misiones y discurre serpenteante, es un arroyo de poco caudal en realidad, comparado con la mayoría de los arroyos de la provincia. A unos 5 Km o menos, después de la gruta, el arroyo 3 de Mayo, vuelca sus aguas en el Río Paraná. Foto Matías Morawicki

La gran erosión lineal del Alto Paraná que fue la causa de que todos los afluentes del río formen saltos con erosión retrocedente  en la meseta inmediata, también se ha hecho sentir en este arroyo que presenta dos saltos, cuya altura varía de acuerdo al caudal. Precisamente, la presencia de estas cascadas, agrega valor al paisaje que forma el entorno de la gruta. Sobre la cueva se desarrolla una vegetación boscosa, subtropical (Selva Paranaense) al igual que en los alrededores.

Foto Matías Morawicki

40 años después (2005) de un fructífero desarrollo profesional, siendo decana de la facultad, la Dra. Rizo vuelve a Misiones para exponer el resultado de su trabajo.

Estuvo varios días en la zona, y en ocasión de una entrevista realizada por Bety Luckmann y las cámaras de Julio Stang, comenta sobre su ingreso a 3 de Mayo: Entramos el 29 de abril en la picada, a machete. En ese momento venía con nosotros el Dr. R González, y entramos con todo el material y armamos el campamento de este lado del arroyo, donde está ahora el quincho, el restaurant.

Foto gentileza Julio Stang

Ahí armamos el campamento y el 3 de mayo, a las 7 de la mañana, cruzamos a la gruta. Habíamos hecho una serie de puentes ya, con la experiencia de los peones de vialidad, que conocían el monte como la palma de su mano, me ayudaron muchísimo. Entramos a la gruta, se hizo el primer pozo de sondeo, para saber realmente si había material a profundidad, después de la superficie. Ocurrió que fue un pozo muy productivo para nosotros los arqueólogos.”

Lo que encontró la arqueóloga en las excavaciones realizadas a distintas profundidades, se revelaba como un asentamiento humano en cueva, con una sorprendente variedad de instrumentos en piedra, hueso y concha, con cerámica lisa, con restos esqueletarios humanos, con restos de fauna que sirvieron de dieta, mamíferos, peces, valvas de moluscos etcétera. En un comienzo, cuando la joven profesora defendió su tesis,  muy pocos de estos elementos fueron tenidos en cuenta como diagnósticos de la presencia de un hombre temprano en el territorio misionero.

                                                                                                                                                       Foto gentileza Julio Stang

Es interesante destacar el procedimiento utilizado en este trabajo “Aparecieron fogones, aparecieron los talleres líticos donde tallaban la piedra, restos humanos, instrumentos de hueso, cosa que es muy difícil de conservar, tuvimos la suerte de encontrarlos, pero quiero aclarar que eso se debe a las técnicas metodológicas: nosotros no cavamos con pala, cavamos con cucharín, con pincel y escobita. Además vamos zarandeando, anotando todo lo que aparece.

Foto gentileza Julio Stang

Es decir que si ustedes en este momento tuvieran todo el material de 3 de Mayo y quisieran reconstruir  virtualmente la gruta, nosotros les ponemos en cada cuadrícula lo que apareció. Las cuadrículas tenían 2x 2mts de perímetro. Entonces cavamos en unos lugares 2,80 m, en otros lugares 1,80 m. de acuerdo a la profundidad del piso en cada parte”

Recién en el año 2004 se procede al fechado del material hallado, en el Laboratorio de Tritio y Radiocarbono de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata, por el método de Carbono 14, cuyos resultados estiman una antigüedad de 3646- 3982 años AP (antes del presente).

Cabe destacar que el proceso de datación establece un  Rango de Edad calibrada con una probabilidad del 95%. certificado por el profesor licenciado Aníbal Juan Fingi, director de LATYR, (Laboratorio de Tritio y Radiocarbono), y coordinado por la Universidad de Glasgow.

Es decir, las personas que habitaban la Gruta India, fueron contemporáneas del faraón egipcio Tutankamón y de hecho, son las evidencias más antiguas halladas hasta ahora en suelo misionero.

Una vez conocida la tarea realizada por el equipo de la Dra. Rizzo, la “Cueva 3 de Mayo” se convirtió en “Gruta India” para los habitantes en general, aunque para los científicos, siempre conservará el nombre toponímico original.

Creemos que merece mayor difusión este notable hallazgo arqueológico de nuestra región. Vale la pena entonces, remarcar las principales conclusiones a las que arribó el equipo de especialistas, luego del largo trámite de laboratorio al que fueron sometidos los materiales:

Foto gentileza Julio Stang

El sitio de Tres de Mayo muestra haber sido un lugar de ocupación humana desde tiempos milenarios.

Su estratégica ubicación, la potencialidad sustentable del medio ambiente natural, la cercanía a los cursos de agua para el desplazamiento, lo constituyeron en un lugar por demás apto para la subsistencia.

Inicialmente los grupos humanos fueron esencialmente aceramistas y más tarde alfareros.

Por lo tanto se puede inferir que la cueva:

  • Estuvo habitada por un grupo humano con una economía basada en la caza, pesca y la recolección.

  • La fauna de mamíferos del sitio es similar a la que debe haber habitado en el área bajo las mismas condiciones climáticas.

  • Los elementos culturales, humanos y faunísticos están en asociación en una misma matriz.

  • El material lítico se caracteriza por una industria de lascas generadora de instrumentos bien definidos.

  • Aparecen los primeros instrumentos de hueso y concha para la región.

  • Inmediatamente por debajo del nivel superficial, presencia de cerámica lisa, dispuesta sin solución de discontinuidad con los otros restos culturales y humanos.

  • Teniendo en cuenta los caracteres composicionales y morfológicos de la cerámica se infiere cierta afinidad con la entidad agroalfarera Eldoradense.

  • Su fechado radiocarbónico del 3646- 3982 años cal AP es el registro más temprano para la provincia de Misiones (y probablemente para la Mesopotamia).

El presente de la Gruta India

Cuando se cumplió el 40º aniversario del hallazgo realizado por la doctora Antonia Rizzo en la gruta Tres de Mayo, de Garuhapé,  fue declarado de “Interés Provincial” el hallazgo de restos humanos correspondientes a dos hombres y una mujer, ocurridos en esa oportunidad en dicha localidad. El decreto es del gobernador Carlos Eduardo Rovira.

En los folletos turísticos se promociona el lugar como “Balneario y Camping

Juan Carlos Chébez, el prestigioso naturalista recientemente fallecido,  en su obra “Guía de las Reservas Naturales Argentinas. Nordeste” Ed. Albatros. 2005, bajo el apartado “Otras áreas de interés conservacionista o ecoturísticas que merecen protección”, menciona a la Gruta India como: Es una caverna de grandes proporciones. En el Salto Tres de Mayo hay una colonia de vencejos de  cascada. En las selvas vecinas se avistó a la tacuarita blanca. Tiene gran valor arqueológico y es una muestra de la cultura Altoparanaense por lo que merecería ser un Monumento o una Reserva Natural Cultural.

 

La arqueóloga de la Gruta India

 

No podemos dejar de reconocer el mérito de la entonces joven arqueóloga Antonia Rizzo en la trascendencia que adquirió este lugar en los círculos académicos y ojalá en corto plazo, para el turismo cultural. Garuhapé y Puerto Rico tuvieron la suerte de conocerla, en ocasión de su última visita, ya siendo una persona muy mayor,  pero brindándose a través de charlas y reportajes, para darnos a conocer detalles inéditos de su trabajo.

Su nombre estará vinculado para siempre con la historia de las investigaciones en nuestro departamento y queremos compartir un póstumo homenaje que le hicieran sus colegas de la Facultad de Ciencias Naturales de La Plata: (Foto 12)

 Viernes 24 de octubre de 2008

          La Dra. Antonia Rizzo, nuestra popular Nina, participaba como organizadora e investigadora de las IV Jornadas de Valoración y Gestión Patrimonial de Cementerios que realizábamos en la Ciudad de La Plata. Ese día, ella estaba activa como siempre. A todos nos sorprendió que aquella mañana presentara su ponencia y que, durante el receso del mediodía, le hubiera llegado el momento de emprender su partida de este mundo. En plena tarea y rodeada de la gente que la quería, se despidió de esta vida. Nina, incansable trabajadora de la cultura, concretó numerosos rescates para la historia y el conocimiento de la gente de nuestro país y llevó sus investigaciones a innumerables Congresos y Jornadas, en diversos países de América Latina. Como maestra, supo inculcar su pasión por el conocimiento en sus alumnos y alumnas y en los equipos de investigación que ella apoyaba y respaldaba. Prueba de esto son los numerosos testimonios que recibimos, a raíz de su fallecimiento, de todos los países donde su paso dejó una honda huella. Nina fue velada en su querido Cementerio de La Plata e inhumada en El Salvador de su ciudad natal, Rosario.

Leonor Kuhn

Art.publicado en la revista Somos Puerto Rico, n° 12

 

 

 

 

Deja un comentario

- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina