Puerto Rico cumple 92 años

Publicado el 15/11/2011

Mudanza de Pioneros

Artículo publicado en la revista impresa Somos Puerto Rico n° 11

Estamos frente a un nuevo aniversario de la fundación de Puerto Rico. Tiempo que nos predispone a la conmemoración y nos remite  invariablemente a los primeros años de la colonia. Nos pareció interesante recuperar a través de  relatos de pioneros lo que fue un hito en la memoria colectiva de cada familia: la mudanza.

Foto: album familiar familia Botz

Ya es historia conocida que la gran mayoría de inmigrantes de la primera etapa fundacional de Puerto Rico, fueron reclutados del estado brasileño de Río Grande do Sul, en la zona de las antiguas colonias, al Este. Nombres como São Sebastião do Caí, Montenegro, Bom Principio, Harmonía, Dois Hirmãos, Nova Petrópolis, se repiten una y otra vez, en referencia a los orígenes de las familias.

Una vez tomada la drástica decisión de emigrar, cuyas causas exceden el propósito de esta nota, había que pensar cómo encarar el largo viaje, en tiempos donde los medios de transporte y caminos eran muy precarios y además costosos.

Estamos hablando de un promedio de 850 Km. teniendo en cuenta el camino más frecuentado. ¿Cómo quedó grabada en la memoria de los protagonistas esa larga travesía?

Rosa Vier de Scherf:”Salimos de São Sebastião do Caí en carro tirado por mulas durante muchos días hasta llegar a Uruguayana donde debíamos cruzar el Uruguay. Pasamos a Paso de los Libres en un “baic” (un palo ahuecado) no era ni siquiera una canoa. Mamá tomó a sus tres criaturas y un crucifijo, teníamos miedo, esa cosa se movía mucho, era muy cosquillosa… De ahí tomamos un tren a Posadas. Esperamos al día siguiente y subimos al “Iberá” (tres días y tres noches) iba muy despacio porque paraba por camino para cargar leña para la caldera. Mis tíos Bogorni y Klein ya estaban acá. Llegamos y cargamos nuestras cosas y los primeros días nos acomodamos debajo de la casa de Bogorni…”

Oscar Vogel: “Cuando llegamos a Uruguayana, papá y mis hermanos mayores tuvieron que hacer su pasaporte, con foto y todo. En la barranca había una casa con dos médicos argentinos, que no nos dejaron pasar, antes tuvimos que vacunarnos antes de pasar, contra la viruela negra. Después fuimos en tren a Posadas y nos hospedamos unos tres días en la pensión “Germania”, hasta que vino una pequeña lancha de Buenos Aires o no sé dónde, el Cuñatay. Los marineros le decían “Cuñatay porá” pero…¡yo no encontré nada hermoso en ese cajón de madera! Y eso nos llevó hasta Puerto Rico. De ahí desembarcamos y caminamos unos 5 km hasta Línea León donde vivía un tío mío, hace tres años ya. Pasamos la noche y al día siguiente ya tenía preparado un carro con bueyes que nos llevó hasta Capioví.

Rosa Freiberger de Pfeifer: su familia había hecho varias mudanzas en Brasil, siempre acercándose más a la frontera. “Mis hermanos mayores ya estaban casados y también vinieron acá. Mi papá les encomendó comprar un terreno y construir la casa, mientras él iba a preparar la mudanza y vender sus propiedades en Cerro Largo.”

Después de tres años de preparativos, cuando ya tenían la casa construida y el potrero hecho, comienza el viaje. “Vinimos con tres carros, seis yuntas de bueyes, caballos, con todas las cosas, incluso las camas. En el lado brasilero entes de cruzar en San Javier, quedamos parados por una torrencial lluvia de varios días, mientras nos  alojamos en la casa de una familia Scholles.

 En el lado argentino de nuevo tuvimos problemas para cruzar el arroyo Mártires y esperamos a que baje el agua por lo menos a la altura de los ejes de los carros. Y así llegamos a Santa Ana, donde nos embarcamos en  el vapor Eva que nos trajo hasta Puerto Rico. Mis hermanos Alfonso, Alberto y Aloisio,  siguieron por tierra con los carros y llegan 14 días después a Puerto Rico. Esto pasó en el año 1924”.

Alfonso Hahn: Llegamos procedente de São Sebastião de Caí. En esos tiempos se tenía que viajar entre 8 a 10 días. Primero 30 km para llegar a la primera estación de tren a  Parecí, después a Santa María, allí nos encontramos con las familias Fell y Seewald que venían de Paso Fundo al día siguiente llegamos hasta Uruguayana. Cruzamos con lancha, con muchos cajones, pero tuvimos una demora de un día porque justo era 25 de mayo, nosotros no sabíamos. Después fuimos en el tren argentino hasta Posadas, viajamos toda la noche. Esperamos 2 o 3 días más y subimos al Iberá, un barco pesado, lento, llevaba un bote al costado. Nosotros íbamos en 2ª clase. Me acuerdo que de noche nos juntamos para cantar y vino uno a decirnos: “calladitos, que los de 1ª clase quieren dormir”. Llegamos a Puerto Rico el 31.05.1922.

 Vapor Iberá que transportó a muchas familias de inmigrantes

Regina Kuhn de Hahn: Comentó que vio llorar a su madre al tener que abandonarlo todo para ir  hacia un futuro incierto. “La gran mudanza comenzó un lunes de madrugada con dos carretas tiradas pos mulas. Una llevaba las cajas con las  pertenencias y la otra las personas. En Parecí tomamos  un viejo tren hasta la ciudad fronteriza de Uruguayana. Luego de hacer los trámites de migración, cruzaron el río Uruguay en una precaria balsa hasta Paso de los Libres, (Corrientes).” Desde ahí tomaron el tren hasta Posadas. Regina, que tenía 9 años, se acordaba muy bien de ese momento:” me asusté mucho con el silbato del tren argentino que era más grande que la “matraca” con la que vinimos de Brasil, y aprovechando la confusión me escondí en un montecito cercano, y mi familia por poco no  pierde el tren. Papá tuvo que buscarme y casi arrastrando me hizo subir al tren.”

En Posadas tomaron el vapor Iberá uno de los famosos y recordados barcos que llevaban pasajeros y mercaderías. Regina también recuerda hasta los más mínimos detalles de ese viaje que duró  varios días. Por ejemplo, que llegaron el domingo a la noche, el 18 de abril de 1920 a San Alberto. Como eran niños aún para ellos todo era novedad. “Era muy divertido, dormíamos en el suelo y nos acompañaba don Culmey que también venía en ese viaje, jugaba con nosotros y nos decía que no tengamos miedo”

Un número de familias,  más reducido, no por ello menos importante, vino directamente de Europa: Alemania, Suiza, Austria. ¡Ellos sí que tenían aventuras para contar! Desde la larga duración del viaje, las incomodidades de los que viajaban en 2ª clase, y finalmente el largo recorrido en barco por el río Paraná desde Buenos Aires.

En muchos casos venían con el “Guayrá” un barco de lujo para la época, como cuentan las Hermanas que se hicieron cargo del colegio, la mayoría de ellas venidas de Alemania.

                                                                        Guayrá, barco de lujo que transitaba el río Paraná

El domingo, 27 de febrero de 1938,  la Hna. Bronislava y la Hna. Theódula partieron de Buenos Aires, y el martes 1º de marzo, a las 2 de la noche, llegaron a Posadas. Sólo el jueves, 3 de marzo, pudieron continuar viaje. A las 10 de la mañana, el vapor llamado “Guayrá” partió del puerto de Posadas. “El viaje fue muy hermoso. Podíamos admirar a nuestras anchas las espléndidas riberas del Alto Paraná. Están más altas que el río y van subiendo paulatinamente. Además el río hace muchos recodos de modo que nos parecía encontrarnos sobre un lago rodeado de colinas. ¡Y luego la vegetación tan exuberante! No nos cansamos de contemplar. Pero a la noche surgió una niebla muy densa, de modo que el vapor no pudo continuar viaje y nuestra llegada se retrasó.

Nos esperaban en Puerto Rico entre las 9 y 10 de la noche. La buena gente ya había preparado todo para acogernos por la noche. Sin embargo, surgida la densa niebla sobre el Paraná, ya no esperaron una pronta llegada del vapor, “apagaron la lámpara y fueron a la cama” según después nos dijo sencillamente  la buena ama de casa que debería acogernos. Solamente el 4 de marzo a las 9 de la mañana,  el vapor llegó a Puerto Rico.

Leocadio Wisner

Diez de agosto del año 1946. Por el recodo del río,  se recortaba la silueta del barco de pasajeros “Cruz de Malta”, que remontando el Paraná llevaba mercaderías, correspondencia, pasajeros… En medio de la maniobra de rutina en el puerto, desembarca un joven sastre con un catre, una plancha y su máquina de coser y muchas ganas de labrarse un futuro, como tantos emigrados de Paraguay, escapados de la intolerancia política de su país.

Al llegar a Puerto Rico, tuve que trepar la empinada barranca en busca de alguien que transporte mis pertenencias,  hasta que encontré a  don Scheiffler, que  hizo el flete con su camioncito y me llevó directamente al hospedaje de Suanno.

Las familias emprendían la mudanza con la certeza que no había retorno. Por lo menos no en lo inmediato. Por eso cargaban todas las  pertenencias que podían: algunos muebles, objetos de valor sentimental, ropa de cama, alimentos secos, semillas, mudas de frutales, flores… La odisea de cada viaje fue transmitida de padres a hijos, de generación en generación y en muchos casos, esos relatos constituyen el vínculo simbólico que perpetúa la pertenencia familiar.

Leonor Kuhn

 

 

 

3 Comentarios

  • Helmut Kuhn dice:

    Hallo an den Río Paraná,
    das ist ja eine wunderbare Veröffentlichung über Euere Heimat und gerne denken wir an unseren Besuch in Puerto Rico. Wie sagt man bei uns? “Dort wo es keine Kuhne gibt ist die Welt zu Ende.” Vielleicht treffen wir uns ja am 18.März 2012 beim Treffen der Familie Kuhn in Arroio do Meio/RS.
    Mit lieben Grüßen an alle die uns kennen und mögen.
    Helmut und Charlotte Kuhn
    aus Mannheim/Deutschland

  • Dora Pravecek Dapper dice:

    Con mucha emocion lei esta pagina buscando el nombre de mis abuelos Pedro Pablo Dapper y Orfelina Backstein, que llegaron a Pto. Rico por los anos 1920 del Brazil . si fuera possible colocar en esta pagina la historia de mis abuelos quedaria muy agradecida , Yo soy la hija de Cecilia Dapper la primera hija de los Dapper nacida en Misiones , mama fallecio en 2011 en Chile . , en estos momentos mi Hermana Elena fue con las cenizas de mama para darle cepultura en Pto . Rico junto a sus padres tengo dos hermanas de mama que viven en Pto. Rico, Teresa y Amalia Dapper aun viven en la chacra de los abuelos me encantaria que alguien se interese y escriba la historia de mis abuelos . desde ya muchas gracias

1 Trackback o Pingback

Deja un comentario

- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina