Carnavales de otros tiempos

Publicado el 07/03/2011

Es conocido el origen pagano de esta celebración, que según algunos historiadores se remonta a la antigua Mesopotamia asiática y pasa por diferentes épocas y culturas.
Sería durante el Imperio Romano (Bacanales) que se difundió por toda Europa y a través de los conquistadores españoles y portugueses, su propagación en América.
Lo cierto es  que el Carnaval está fuertemente asociado al catolicismo, tanto es así que su fecha es variable pues depende del calendario litúrgico y la celebración se concentra los tres días que preceden al “Miércoles de Ceniza” donde comienza la Cuaresma.
El Carnaval es una fiesta popular, alegre, colorida, marcada por un viso de permisividad y desenfreno, en oposición al severo recogimiento de la Cuaresma.
En nuestra ciudad en base a fotografías muy antiguas, el grupo de pioneros concentrados en la adyacencia del puerto, ya celebraban el Carnaval, como no podía ser de otro modo, con máscaras y atuendos artesanales, pero con una actitud genuinamente festiva.


Baile de carnaval en la casa de Bogorni (esta casa estaba frente a
la hoy Capilla San Miguel) El señor del acordeón era Balduino Reichert.
Año 1925
(Foto archivo Nelsi Reichert de Prutcher)

A partir de 194 9 en el primer local del Club Victoria (donde hoy funciona el Club 90) se hacían los clásicos bailes de Carnaval, con presencia de murgas espontáneas que ponían su cuota de humor y alegría a la fiesta.

Primer local del cluv Victoria (donde hoy funciona el club 90)

Estos bailes fueron característicos en el Club Victoria hasta la década de 1970. Se bailaba domingo, lunes y martes. Pero finalizaba estrictamente el martes a la hora 0, donde la música y algarabía se cortaba abruptamente, dando paso al tiempo cuaresmal.

Con el tiempo, algunos particulares comenzaron a congregarse sobre la avenida San Martín, entre amigos para jugar con agua y “farrear” con alguna pasada con disfraces o algo humorístico. Son recordadas las pasadas en carros, bueyes o caballos del sr. Abdón Vier con sus amigos, con el propósito de generar un momento de diversión.

Abdón Vier, a la derecha

En nuestra ciudad comienzan las comparsas tímidamente a fines de los años 70, y comienzo de los 80, por ejemplo Carlos Martens con un grupo de jóvenes y la Escuela de Danzas de la profesora Mausi Baumgarten
.
Un fuerte impulso al Carnaval local lo dio el inolvidable “Lorito” con la comparsa “Yarará” en el club Juventud, muy apoyado por don Andrés Salguero. A partir de 1980 dirige la comparsa “Copacabana” donde centenares de niños y jóvenes  pudieron experimentar la disciplina de los ensayos y la satisfacción del protagonismo de un buen espectáculo.

Mario González con su batucada

Hoy, el Carnaval es una celebración ausente en la agenda de actividades locales nos queda el recuerdo de los “viejos buenos tiempos” con la ilusión  de un resurgimiento renovado y fortalecido.

Deja un comentario

Anterior
«
Siguiente
»
- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina