Epílogo de una fiesta escolar

Publicado el 18/08/2010

Feria de las Naciones: El sueño de un chiquilin

Cercanos a una nueva edición de la tradicional FERIA DE LAS NACIONES,  actividad merecidamente elogiada , por lograr niveles de excelencia a lo largo de su reiteración; y como un modo de incentivar a sus participantes (comunidad educativa de la Escuela Normal N3), compartimos con nuestros lectores el texto enviado por un ex alumno de esa institución .

“La primera vez que bailé un Tango fue en el año 1992 en la tan anhelada “Feria de las Naciones”. Yo tenia 13 años recien cumplidos.
Ya de chico, desde que ingresé a la Escuela Normal Nº 3 de Pto. Rico en el año 1989 a quinto grado, soñaba participar en esa Feria, organizada por estudiantes del nivel secundario de la Escuela. Quería llegar rápido al secundario para poder participar.

Y en el año 1992 por fin me llegó la oportunidad de ser parte. Era lo mejor que me pudo haber pasado. Y para completar ese sueño, mi curso 1ro. “A” del secundario, había salido sorteado, para representar a nuestro pais “Argentina”.

Mejor cosa no me podía pasar. “Feria de las Naciones y ARGENTINA”.

Eso a mi edad era “Guau!!!”.

Cada curso tenía un profesor como asesor acompañante, que nos brindaba apoyo para poder conseguir todas las imformaciones necesarias para poder representar bien al país.

 

Y nuestra asesora era nuestra profesora de Educacion Civica Stella Maris de Muzzio, quien se encargó de dividir al curso en grupos de entre seis a quince alumnos, para poder trabajar mejor.

Los grupos se encargarían de recaudar información artistica, historica, gastronomica, arquitectonica etc.

Y yo me habia anotado para ser parte del grupo Artistico, para poder bailar algo tipico de nuestro pais ante tanta gente que traía La Feria.

Toda esta aventura tanguera que vivo hasta hoy en día, comenzó en una mañana de frío en una de la clases de Educacion Civica. La profesora de Muzzio nos había dejado un tiempito libre de su clase para que pensáramos qué ibamos a bailar el día que nos tocaba presentarnos artísticamente.

Y de la profesora surgió esa idea de que bailásemos Tango. Al principio me pareció loca la idea.

Pero la profesora nos terminó convenciendo con las palabras exactas para que yo me enamorara del Tango hasta el día de hoy.

Ese día probé mis primeros pasitos con mi pareja de ese momento: Carina Piñeiro.

Desde ahi creo que se despertó ese Tanguero que dormía en mi ya hace mucho.

Me acuerdo toda la emoción que teníamos cuando trabajábamos en la coreografia. Las informaciones que recaudábamos para entender mejor el Tango: Historia, Musica, Filosofia, vestimenta ;hasta ese idioma particular que tiene: El Lunfardo.

Lo que costó decidirnos fue la música que íbamos a bailar; no sabíamos si “La Cumparsita”, “El Choclo” o “Taquito Militar”.

Después de idas y vueltas nos habíamos decidido por “Taquito Militar”, una Milonga , en realidad , de Mariano Mores; un pianista muy renombrado en el mundo del Tango.

Más de tres meses tardamos en armar todo eso.

Era lindo juntarse siempre a la tarde para ensayar, pasábamos momentos inolvidables en compañia de un buen Te-re-re o,  de vez en cuando, Mate también.

Me acuerdo cada ensayo que pasaba era un día menos para la presentacion y eso nos emocionaba aún más. Era copado sentir ese cosquilleo en el cuerpo cuando pensábamos que cada vez faltaba menos para ese día.

Luego de tanto andar durante casi todo un año, había llegado ese momento; esa noche en que habríamos de presentarnos bailando una milonga ante cuatrocientas personas aproximadamente.

Me acuerdo esa noche: el patio de la Escuela estallaba, esa energía que se sentía de punta a punta de mi cuerpo.

Llegado el momento bailamos, esos tres minutos y medio que duró nuestra actuación fueron eternos.

Me sentí en la cima de todo…, y luego ese final escalofriante y desgarrador que tuvo ese baile.

Y los aplausos y los gritos de la gente impregnaban mi cuerpo, mis sentidos, todo mi ser.

Ese momento  fue un quiebre en toda mi vida para mí.

Marcó un antes y un después.

Y nunca me imaginé que para coronarlo ganaríamos con esa coreografía el primer puesto.

Sería la única vez en toda mi vida de secundaria que yo ganaría el primer puesto en Feria de Las Naciones.

Los años siguientes sólo saldría  segundo o tercero, pero nunca más primero. Por eso ese momento fue lo más grande para mi.

En realidad mi historia junto al Tango no terminaría ahi. Seguiría hasta el dia de hoy.

 

 

Hoy, ¿quién soy gracias a Feria de Las Naciones y a una profesora de la Escuela Normal???:- Soy Gomez,Gustavo Javier, vivo en Alemania y acá fundé mi escuelita y companía de Tango, para desparramar mi cultura en este suelo europeo.”

{nota conseguida a través de correo electrónico , desde Alemania}

Deja un comentario

- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina