Caña con ruda

Publicado el 01/08/2010

Una copita de caña con ruda para prevenir los males de agosto

El mes de agosto comienza cada año con una antigua tradición que implica el ritual de tomar una copita de caña con ruda en ayunas, como una medida preventiva para alejar los males que llegan más fácilmente en este mes.
En nuestra zona, esta costumbre comienza a practicarse a partir del contacto con la cultura criolla,

que se hizo más efectivo después de la segunda o tercera generación, descendiente de inmigrantes. Tal es así, que desde hace mucho tiempo los negocios de ramos generales, carnicerías, verdulerías, etc. acostumbraban tener una botella en el mostrador y ofrecer  una copita como atención a los clientes.

Según algunas investigaciones, en  la época de la conquista, en agosto se producían grandes lluvias, las que, agregando el frío estacional, provocaban enfermedades.
Muchas aldeas quedaban diezmaban por las pestes y los nativos encontraron la forma de combatir los males, a través de sus chamanes que elaboraron un remedio consistente en mezclar hierbas con licores, que debía beberse al comenzar la estación de las lluvias. El encuentro de culturas, cambió los componentes, llegando a nuestros días con caña de azúcar y hojas de ruda.
Pero, ¿qué es lo temido en el mes de agosto en nuestra región, que ha permitido que esta tradición se mantenga viva?
Agosto es en nuestra provincia un mes de transición entre el invierno y la primavera. Los cambios estacionales comienzan a advertirse con la floración de los lapachos y generalmente se pasa rápidamente de muy bajas temperaturas a cada vez más prolongados y altos registros térmicos. Estas variaciones bruscas de temperatura sumadas a la marcada amplitud térmica diaria (mañanas frescas y tardes muy cálidas) son propensas a la contracción  de enfermedades.
En agosto también comienza a soplar el viento norte en forma sostenida sobre la región, creando una sensación ambiental molesta propensa a la irritabilidad. Para rematar los atributos negativos del infortunado agosto, alrededor de los últimos días del mes suele presentarse la temida “tormenta de Santa Rosa” que en ocasiones causa verdaderos estragos.
Aun prescindiendo de una prueba categórica, la experiencia indica que muchos ancianos fallecen en agosto, por eso mismo, el dicho “hay que pasar agosto” cobra sentido en ese contexto.
La ruda es una planta muy conocida en todo el país, que se caracteriza por un olor muy penetrante y a la cual la creencia popular le atribuye propiedades mágicas y terapéuticas.
Entre las primeras, las de alejar la mala suerte, por lo que es común verla en los jardines o plantada en macetas; también es utilizada como amuleto y se lleva un pequeño gajo en el bolsillo avalando la creencia de que ahuyenta a los espíritus maléficos.
El Domingo de Ramos, muchas personas preparan arreglos con hojas de palmera trenzada y ramitos de ruda para hacer bendecir.
Otros consideran que una ramita de ruda colocada debajo de la almohada del cónyuge poco cariñoso, cambia su actitud haciéndolo mimoso.
Algunos médicos antiguos han hablado de las virtudes de la ruda para calmar la fiebre producida por picaduras de avispas, hasta ser efectiva para demorar los efectos del veneno inyectado en una mordedura de víbora.
Es interesante observar cómo esta costumbre se liga en su significado más profundo, con otra celebración  originaria del noroeste americano: el día de la Pachamama o “madre tierra” que casualmente también se celebra el 1º de agosto, e incluye variados rituales entre los que se destaca, cavar un hoyo en la tierra y echar caña y otros comestible para “alimentar” de nuevo a la tierra.


 

Deja un comentario

- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina