Por Leonor Kuhn

Para las iglesias cristianas en general, la Pascua es la celebración más importante del año litúrgico. Desde su concepción, en Semana Santa se evoca la pasión, muerte y resurrección de Cristo.
Ahora bien, la pregunta es ¿qué relación tienen los íconos de la

Pascua que hoy conocemos, tales como los huevos, roscas, conejos, masitas, chipa, sopa paraguaya, etc, con esta celebración? ¿Verdaderamente, se otorga hoy el mismo sentido religioso a este acontecimiento como en la antigüedad?

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha observado distintas festividades, consideradas sagradas para muchos feligreses. Sin embargo, con frecuencia ocurre que lo sagrado se mezcla con lo profano, formando un sincretismo de múltiples culturas. Muchas observancias paganas fueron cambiando de fecha, hasta coincidir finalmente, con la celebración de la Pascua.

 

 

El verdadero origen de la Pascua se remonta al año 1513 antes de Cristo, cuando el pueblo judío emprendió su éxodo desde Egipto, hacia la Tierra Prometida. Se celebraba cada año, como recordatorio de la liberación del pueblo hebreo.

Por su parte, para los cristianos, la Pascua es la fiesta instituida en memoria de la resurrección de Cristo.

Según la Biblia, la noche anterior a su muerte, Jesús se reunió con sus discípulos para celebrar la Pascua judía. Posteriormente, instituyó lo que se conoce como la «Cena del Señor», y dijo a sus apóstoles «Sigan haciendo esto, en memoria mía» (Lucas 22:19). La Cena del Señor debía celebrarse una vez al año; con ella se conmemoraba la muerte de Cristo.

Según la Wikipedia se explica que al principio había en la cristiandad una gran confusión sobre cuándo había de celebrarse la Pascua cristiana o día de Pascua de Resurrección, con motivo del aniversario de la resurrección de Jesús de Nazaret. Es en el Concilio de Nicea (en el año 325) donde se llega finalmente a una solución para este asunto.

En él se estableció que la Pascua de Resurrección había de ser celebrada cumpliendo unas determinadas normas:

•    Que la Pascua se celebrase en domingo.

•    Que no coincidiese nunca con la Pascua judía, que se celebraba independientemente del día de la semana. (De esta manera se evitarían paralelismos o confusiones entre ambas religiones).

•    Que los cristianos no celebrasen nunca la Pascua dos veces en el mismo año. Esto tiene su explicación porque el año nuevo empezaba en el equinoccio primaveral, por lo que se prohibía la celebración de la Pascua antes del equinoccio real (antes de la entrada del Sol)

De manera que la Pascua de Resurrección es el domingo inmediatamente posterior a la primera Luna llena tras el equinoccio de primavera, (hemisferio Norte) equinoccio de otoño (hemisferio Sur). Por ello puede ser tan temprano como el 22 de marzo, o tan tarde como el 25 de abril.

Celebración de Semana Santa en el ámbito local

Para nuestra cultura occidental y cristiana, heredada de  las diferentes corrientes inmigratorias a esta zona, la Semana Santa  pone de manifiesto hoy un conjunto de ritos,  celebraciones y costumbres culinarias.

Para comprender ese acervo de tradiciones, es preciso remontarnos a las primeras décadas de vida de la colonia, donde el calendario litúrgico marcaba fuertemente la vida de la comunidad, con algunas variantes según se trate de familias de alemanes-brasileros o criollas-paraguayas, dos de nuestras vertientes más numerosas. Sin pretender agotar  el repertorio costumbrista, veamos cómo se vivía la Semana Santa:

La preparación a la fiesta de Pascua  comenzaba el Miércoles de Ceniza, que marcaba el término del  Carnaval, desde la hora 0 de dicho día y a partir de entonces estaban vedadas todas las   demostraciones de júbilo. No se celebraban bodas, ni se permitían bailes o cualquier otro  evento festivo. Todos los viernes de Cuaresma eran días de ayuno y abstinencia

La Semana Santa se iniciaba con la celebración solemne del Domingo de Ramos, donde la Iglesia recuerda la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. La gente asistía a una Misa especial en la  que se enmarcaba una procesión que si el tiempo lo permitía se hacia en los alrededores del   templo o dentro de en caso de lluvia. Durante esta celebración tenia lugar la «bendición de los  ramos», hojas de palma que todas las familias procuraban conseguir para esa fecha. Estas  hojas se quemaban durante las tormentas, como un conjuro contra rayos, truenos y  amenazantes vientos. La Misa del Jueves Santo, que evoca la última Cena de Jesús, también era muy solemne destacándose el “lavatorio de los pies”.

Viernes Santo, día de riguroso ayuno, todos hablaban lo menos posible y en voz baja, sin atreverse a ningún tipo de manifestación ruidosa. En ese día las horas transcurrían monótonas, lentas, imponiéndose nítidamente los sonidos de la naturaleza, como si fueran los únicos posibles en un mundo triste   y vacío de presencia humana.

El «Vía Crucis», ceremonia central en la liturgia, era simplemente conmovedor. Contemplar los cuadros que lo representaban tan bien, escuchar los relatos de la  Pasi6n de Jesús a cargo de distintas personas de la comunidad, dejarían impresiones   imborrables en los concurrentes.

La jubilosa celebración de la Resurrección de Jesús, dogma  central en la religión católica, comenzaba el sábado por la noche, donde a partir del momento  del «Gloria» estallaban unánimes los cánticos del coro, los feligreses y las campanas de la   iglesia, anunciando la Pascua de Resurrección. También se sumaban las campanillas de bronce de los monaguillos y se encendían todas las luces como símbolo de triunfo de la vida sobre la muerte, rito renovado año tras año.

 

A nivel familiar se celebraba la Pascua el    día   domingo con algún almuerzo especial. Pero lo que daba una nota realmente festiva era la  tradición del «Conejo de Pascua» personaje invisible pero real en la fantasía de los niños, que  con algunas variantes familiares, colocaba en nidos, platos o canastos dispuestos la noche   anterior, huevos de gallinas previamente ahuecados, pintados o decorados con distintas  técnicas rellenos con maní azucarado. También recibían caramelos chocolates, etc. La alegría  que proporcionaba a los niños este agasajo con golosinas, es  difícilmente imaginable hoy en  día, ya que era una de las pocas oportunidades en el año, donde los chicos accedían a ellas.

Sabemos que esta tradición es, originaria del centro de Europa, y que sufrió algunas adaptaciones, en el sur del Brasil. En su origen, se consumían huevos duros decorados para el  desayuno pascual, que simbolizaban la fuerza y el poder de Cristo en la resurrección (Como el  pollito que rompe el cascarón para nacer) La Pascua europea coincide con la primavera del hemisferio norte, época de abundante producción de huevos,

mientras que en el hemisferio   sur, promedia el otoño y escasean los huevos. Esto llevó a que alguien tuviera la suficiente  imaginación y creatividad como para con tiempo, guardar las cáscaras de huevo y utilizarlas en  Pascua, pero con la novedad del relleno de maní, producto abundante en el sur del Brasil. Esta  costumbre trascendió hasta los días de hoy, otorgando una nota peculiar a nuestra zona.

Tradiciones  criollas o paraguayas

Para la Misa de Ramos preparaban importantes arreglos con hojas de pindó artísticamente trenzadas, acompañadas de un ramillete de hierbas medicinales (marcela, ka’ar?, ruda, etc)

Asimismo, para las familias de tradición paraguaya, a partir del lunes santo, se observaba  un gran recogimiento interior, hablar en voz baja,  los niños no podían correr, jugar a la pelota, gritar…   Según testimonios recogidos “patear la pelota, que es redonda como el mundo, es como agredir a ese mundo creado por Dios.”

El día de Jueves Santo era de mucho trabajo para las mujeres. Había que prepara todas las comidas típicas (sopa paraguaya, chipa, chipa guazú, en el mejor e los casos, asado de cerdo) ya que al día siguiente no se podía prender fuego, en señal de duelo por la muerte de Jesús.

Otra tradición paraguaya era el baño de inmersión de las doncellas muy de madrugada, sin atuendos, con el pelo suelto en alguna vertiente o arroyo, como expresión de purificación y para no contraer  enfermedades durante ese año. Existe la creencia que si ese día no se ve reflejada la cabeza al asomarse o meterse en el agua, es el año que va a dejar de existir. Ese día se destinaba a recoger la marcela del campo, antes de salir el sol, para que realmente hagan efecto sus  propiedades medicinales.

Mientras tanto, al amanecer el domingo de Pascua, los niños esperaban ansiosos el despertar de la madre para caer de rodillas ante ella y pedir su bendición. El primero que lo lograba se ganaba “la cruz de oro” con el perdón de todas las maldades cometidas en el año. Después se iban presurosos a visitar a sus padrinos, les llevaban “figuras de lagarto con la boca abierta hechas con masa de chipa, con un huevo hervido dentro”, y recibían a cambio algunos regales como golosinas, alguna prenda o juguete.

Semana Santa hoy

La Semana Santa en la actualidad, sigue siendo un acontecimiento altamente convocante en nuestra comunidad. Prueba de ello es la masiva concurrencia a los diferentes oficios religiosos que tienen lugar a lo largo de la Cuaresma, aunque ya no se registran las vivencias rigurosas y austeras de otros tiempos.

También es cierto que vivimos una  cierta desnaturalización del sentido profundo y genuino de la Pascua  y  su entorno litúrgico de Semana Santa, por obra y gracia de la lógica del mercado que incita al consumo de toda clase de productos como huevos de chocolate, comidas impuestas como propias de la festividad, hasta el mini turismo de Semana Santa.

Con el paso del tiempo en nuestra ciudad se van reproduciendo y re-creando tradiciones,  independientemente de su origen, constituyendo un auténtico sincretismo que nos habla de permanencias y cambios propios de una sociedad dinámica y en crecimiento.

 

Deja un comentario

- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina