Cuando Puerto Rico cambió de nombre

Publicado el 26/01/2010

¿Sabía usted que nuestra ciudad y colonia por un lapso de casi 15 años no se llamaba Puerto Rico? Efectivamente, todos los nacidos en nuestra ciudad entre 1950 y 1965 pueden observar en su partida de nacimiento que figura “Libertador General San Martín”. De igual manera, así se encabezaba la correspondencia, notas oficiales y todo tipo de documentación.
¿Qué había pasado?

Para entender este hecho debemos retroceder a 1950. Nuestro país conmemoraba el Centenario de la muerte de San Martín. Múltiples actos y homenajes al “Padre  de la Patria”   se desarrollaron a lo largo y ancho del territorio. Numerosos pueblos y ciudades exteriorizaron su honra denominando calles, plazas, edificios, instituciones con el nombre de nuestro emblemático héroe.
Misiones por aquel entones era  “Territorio Nacional”, es decir todavía no había alcanzado el status de provincia. Nuestra ciudad ya había sido ascendida a la categoría de “municipio” en ese entonces a cargo del Comisionado Municipal  Rafael Mañas Perduomo, quien  elevó  la propuesta del cambio de nombre en forma arbitraria, en contra de la voluntad de los vecinos de Puerto Rico.
En 1955 después de la Revolución Libertadora, se envió una solicitud  al entonces gobierno de la provincia, suscripta por las fuerzas vivas de la localidad, en la que se pedía el reintegro del nombre de PUERTO RICO. Esta gestión inició el expedienten nº 290 -v- 1956 GM
Pasado un tiempo y ante la falta de respuesta por parte del gobierno provincial, se constituye una asamblea de vecinos que delibera sobre los pasos a seguir. En primer lugar elige una Comisión Pro Monumento al Libertador General San Martín, encabezada por Benno Reckziegel como presidente y Pedro Albano Simon como secretario. La constitución de  esta comisión fue en realidad el resultado de la estrategia pensada para el logro del objetivo. Es decir, la comisión entiende que no será sencillo quitar el nombre de San Martín, nada menos, había que ofrecer una contra propuesta compensadora y convincente. Es así como a cambio de la restitución del nombre PUERTO RICO, ofrece, ante la inminencia de una nueva reorganización de los departamentos de la provincia como consecuencia de  su reciente “provincialización” (1953), que el departamento correspondiente reciba el nombre Libertador General San Martín. (Recordemos que hasta ese momento formábamos parte del departamento Cainguás) Además propone que la calle principal del pueblo, se llame avenida San Martín, como también proyecta la construcción de una plaza  en un punto estratégico, donde sería erigido un monumento al prócer.
Una vez elevada la propuesta al gobierno provincial encabezado por el interventor Adolfo J. Pomar, se inicia un nuevo expediente, esta vez con el nº 5924-C-1956. La comisión recibe una respuesta del ministro de gobierno quien expresa su conformidad y promete que será tenida  en cuenta la propuesta del nombre del departamento al momento de la nueva reestructuración territorial.
En 1958 se produce efectivamente la nueva división departamental de la provincia y se designa Libertador General San Martín a nuestro departamento y Puerto Rico como cabecera del mismo. Pero todo queda ahí, no hay ninguna resolución o comunicación oficial a los organismos públicos y privados, que siguen usando el nombre Libertador General San Martín  en todo tipo de documentos.
Mientras tanto, a poco de constituirse la comisión ya mencionada, ésta moviliza a la población para conseguir los fondos necesarios para la compra de la estatua del prócer. Aquí comienza un largo y sinuoso camino burocrático de notas, idas y vueltas entre la comisión, el Ministerio del Interior, el Instituto Sanmartiniano y las firmas Sarubi & Barili S.R.L, Bronces Abbiali y Fundición Humberto Radaelli dedicadas a la fundición de estatuas en bronce.
En el trayecto de la gestión hubo que asimilar nuevos aprendizajes, por ejemplo,  que no era cuestión de elegir cualquier modelo de San Martín para poner en un espacio público, el tema estaba rigurosamente pautado por un decreto del presidente Farell del año 1946 en virtud del cual todo monumento de San Martín debía contar con la autorización del Instituto Nacional Sanmartiniano. En ese sentido los modelos usuales recomendados por el INS eran: la Estatua Ecuestre (San Martín a caballo), Busto del General San Martín en tamaño natural diseñado a partir de un óleo hecho por su hija, Estatua del General San Martín de cuerpo entero con uniforme y sable y Busto de San Martín anciano hecho en base a un daguerrotipo realizado en París el año 1848.
Las firmas mencionadas envían sus respectivos presupuestos a la comisión que elige el busto de San Martín, aunque debió pedir varias veces actualización de los presupuestos por el tiempo transcurrido y la inflación, que siempre estuvo presente en nuestra historia. El último presupuesto enviado para la obra elegida fue de $ 120.000.- moneda nacional.
Así se llega al año 1960, el nombre del departamento ya estaba, la calle, futura avenida también, pero el objetivo central seguía incumplido.
La comisión sigue firme en la lucha y el 19 de noviembre de 1960 envía una extensa y enfática nota al Ministerio del Interior  donde reseña la gestión realizada. En uno de sus párrafos manifiesta: “PUERTO RICO”  bajo esta denominación fue fundada esta localidad, hoy pujante Pueblo y Colonia del Alto Paraná, en el año 1919.  A consecuencia de la inmigración multilateral, así es conocida la población en todo el mundo. Hace exactamente diez años, Centenario de la muerte de San Martín, “Puerto Rico”  fue cambiado arbitrariamente por “Libertador General  san Martín”, como si no hubiesen existido suficientes lugares con ese nombre, o como si al héroe inmortal  se le hubiese podido agregar honra con esta designación. Y termina la nota con otro argumento contundente: “Demás está decir que el nombre de “Libertador General San Martín” no se asimiló ni en la población de la localidad ni en toda la Provincia, donde sigue diciéndose “Puerto Rico” pues creemos que si después de diez años no se olvidó a PUERTO RICO, que se le deje el nombre y se le restituya también oficialmente.
                                                                                                                 SERÁ JUSTICIA
Y se cumplirá el deseo unánime de toda la población.

Desconocemos cual fue la respuesta del Ministerio, pero lo cierto es que hubo que esperar cuatro años y medio más hasta que fue aprobado un proyecto en la Cámara de Diputados presentado en forma conjunta por los diputados Osvaldo Mario Rey y Alfonso Kuhn, que aunque de partidos políticos diferentes, para esta oportunidad se pusieron la camiseta de Puerto Rico. Como corolario se sanciona la ley nº207 el 31.07.64  promulgada por Decreto nº 1562 con fecha 10 de agosto de 1964 por el Poder Ejecutivo Provincial, que establece a Puerto Rico como cabecera del Dpto. Libertador General San Martín restituyendo oficialmente el nombre original y bien querido: PUERTO RICO.

Toda esa movida de la población en favor de la recuperación del nombre del pueblo, tiene directa relación con la génesis de nuestra plaza San Martín. Precisamente en el acto en homenaje al Libertador Gral San Martín, en la plaza homónima, el 17 de agosto de 1964, don José Ignacio Simon, entonces presidente del Concejo Deliberante local, en un sentido discurso expresa su complacencia por la restitución del nombre. 

          José Ignacio simon presidente del HCD coloca una ofrenda floral al pie del mástil de la plaza San Martín. Agosto de 1964       
 
José Ignacio Simon presidente del HCD coloca una ofrenda floral al pie del mástil de la plaza San Martín

Deja un comentario

- Somos Puerto Rico Web -

SomosPuertoRico Web utiliza software libre publicados bajo licencia GNU/GPL.
Los contenidos son publicados bajo licencias Creative Commons salvo que el autor indique otras licencias.
(Se permite el uso de los contenidos citando la fuente.)

Con Tecnologías PHP / MySQL / Wordpress
Puerto Rico - Misiones - Argentina